Warriors de Golden State lanzan un fortísimo mensaje navideño a toda la NBA
Warriors de Golden State lanzan un fortísimo mensaje navideño a toda la NBA avatar

No es casualidad que por tercera jornada navideña consecutiva, la NBA haya decidido que Warriors de Golden State y Cavaliers de Cleveland ocupen un lugar privilegiado en la selecta cartelera de cinco partidos que se transmiten por televisión a nivel nacional, en Estados Unidos. Estos dos equipos han sido protagonistas de las últimas tres finales de la NBA y no deberíamos asombrarnos si volvieron a enfrentarse en la discusión del título esta temporada. ¿Aburrido que sean los siempre los mismos rivales? Quizás, pero es que nada parece capaz de detener el paso de estos equipos. Ni las millonarias contrataciones realizadas en el Oeste por equipos con los Rockets de Houston (ahora con Chris Paul), el Thunder de Oklahoma City (con un Big Three que no acaba de acoplarse) y los Wolves de Minnesota (con Jimmy Butler), ni los cambios en el Este, sobre todo en los Celtics de Boston con Kyre Irving como base organizador, lucen suficientes para impedir el paso arrollador que han tomado Warriors y Cavs.

Los Cavs comenzaron muy mal la temporada. Su récord de 5-7 en el inicio y las lesiones de jugadores como Tristan Thompson e Iman Shumpert, combinadas con la incertidumbre sobre los pasos que seguiría el muy inestable Derrick Rose, más la inactividad de Isaiah Thomas preocuparon enormemente a sus fanáticos. El coach Lue lo intentó todo, incluso puso a LeBron James como base; pero lo cierto fue que el equipo demoró en “despertar”, sin embargo, cuando lo hizo, guiado por el Rey LeBron y con el español José Manuel Calderón jugando más minutos de los que él mismo esperaba, nadie ha podido detenerlo. Todavía los Cavs no tienen el mejor récord de la Conferencia, ya que este pertenece a los Celtics, pero si las cosas han funcionado bien ahora, ¿cómo será cuando se una, en enero, un jugador tan desequilibrante como es Thomas? Los Cavs son los grandes favoritos para ganar el Este, aunque desde Boston quieran creer lo contrario.

Las lesiones también han golpeado a los Warriors y, ciertamente, el equipo no luce esta campaña tan dominante como en las anteriores; pero, de cualquier forma, con el enorme talento de la plantilla es suficiente para aspirar a ganarlo todo nuevamente. El tobillo de Stephen Curry mantiene en tensión a los fanáticos y las dolencias de Draymond Green han obligado al coach Steve Kerr a realizar más rotaciones; sin embargo, su récord de 27-7 (solo superado por los Rockets) muestra claramente que, en el “salvaje” Oeste, los Warriors siguen al mando.

En el Oracle Arena se esperaba un gran espectáculo y, sin demasiados alardes ofensivos, Cavs y Warriors cumplieron con lo que de ellos se esperaba. Kerr no quiso forzar el regreso de Curry, mientras Thomas siguió preparándose para debutar a comienzos de enero. Al final ganaron los locales, que lograron sobreponerse a un inicio incierto en el primer cuarto y, después, nunca estuvieron debajo en el marcador.

Durant fue el hombre del partido, al lograr 25 puntos, con cinco tapones y recibió un gran apoyo de Green quien alcanzó su vigésimo triple doble, con 12 puntos, 11 asistencias y 12 rebotes. Por los Cavs, LeBron no tuvo su mejor jornada navideña, ya que aunque terminó con 20 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias, perdió 7 balones y falló 11 de los 18 disparos al aro. El principal anotador por Cleveland fue el pívot Kevin Love quien alcanzó 31 puntos, con 18 rebotes; mientras, Calderón finalizó con 3 tantos y solo una asistencia.

Los Cavs dirán que este fue solo un juego más de una temporada compuesta por 82 desafíos y, además, para los que creen en las cábalas, el perdedor del duelo particular en la jornada navideña ha terminado ganando el campeonato. En 2015 triunfaron los Warriors y los Cavs vencieron en la final, en siete juegos; un año más tarde sonrió Cleveland, pero Golden State levantó el trofeo de campeón.

Publicado en Newsgur

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido