Mundial de Brasil 2014: Cervezas de la discordia


En marzo de 2011 el Secretario general de la FIFA, Jerome Valcke fue considerado “persona no grata” en Brasil e incluso el gigante sudamericano decidió no reconocerlo como interlocutor de la institución que rige los destinos del fútbol. Quizás los dirigentes brasileños exageraron un poco; aunque es cierto que Valcke podrá tener muchos millones en su cuenta bancaria, pero saca notas muy bajas en la asignatura “diplomacia”.

Valcke dijo en aquella ocasión que Brasil “necesitaba una patada en el trasero” por el atraso en las obras constructivas para el Mundial 2014. Probablemente tuviera algo de razón el directivo; pero por supuesto que debió evitar la hiriente frase. Pasó el tiempo y aunque las discrepancias entre la FIFA y el gobierno no han disminuido, al menos en la nueva visita de Valcke a Sudamérica hubo un criterio más positivo.

De acuerdo con el francés, el Estadio Nacional de Brasilia tiene más del 60% de las obras concluidas; mientras que el estadio de Natal podría estar listo a finales de 2013. El gran problema parece concentrarse en el estadio de Recife, que podría quedar fuera de la Copa Confederaciones, por el atraso de la obra.

Esto es por el lado de la construcción; pero creo que el punto álgido del Mundial 2014…es la venta de cervezas. La FIFA recibe decenas de millones de dólares de sus patrocinadores oficiales. A cambio, la entidad le permite, por ejemplo, a Adidas, vender de forma preferencial, sus productos en las sedes de los torneos. Uno de los socios “fuertes” de la FIFA es Budweiser, la gran transnacional cervecera.

Resulta que en Brasil está vigente una ley llamada “El Estatuto del Hincha” que prohíbe la venta de bebidas alcohólicas en los estadios de fútbol. Ante esto, la FIFA dijo que el gobierno tendría que adoptar medidas, porque resulta imprescindible comercializar el alcohol en las instalaciones, ya que la FIFA no podía perder el patrocinio de Budweiser.

Entonces, el gobierno de Dilma Rousseff aprobó—no sin pasar por varios aprietos—la “Ley general de la Copa”, la cual suspendió la aplicación del “Estatuto del Hincha” durante el Mundial; sin embargo, algunos estados brasileños tienen otras leyes locales que también impiden la venta de alcohol y ahí sí que Rousseff no puede hacer nada, por lo que le tocará a la FIFA negociar directamente con esos políticos para que, finalmente, “corra la birra ante los goles”, del Mundial 2014.

Breves noticias sobre el Mundial de fútbol 2014:

– El gobierno de Brasil anunció que está prevista la inversión de más de 13 mil millones de dólares en la construcción y adecuación de estadios, aeropuertos y demás proyectos de movilidad urbana de cara al Mundial.

– Jerome Valcke declaró que el sorteo final para la Copa Mundial será en la ciudad de Salvador de Bahía, en diciembre de 2013.

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido