¿Vendrán los Cachorros de Chicago a Cuba?

¿Veremos este uniforme en Cuba?
¿Veremos este uniforme en Cuba?

La noticia realmente me sorprendió: los Cachorros de Chicago podrían jugar en Cuba, en marzo de 2011. Al leer los primeros reportes, regresaron muchas de las imágenes de los dos desafíos entre los Orioles de Baltimore y el equipo nacional cubano, en el estadio Latinoamericano y en el “Camden Yard”, en 1999.

Durante casi cuatro décadas ningún equipo de Grandes Ligas—a pesar de algunos intentos—pudo concretar su retorno a La Habana. En la primera mitad del siglo XX era habitual que una parte importante del entrenamiento de primavera de varias franquicias se desarrollara en la capital cubana; pero después de 1959 concluyeron los viajes.

Luego de tantos años de ausencia, la visita de los Orioles recibió una enorme cobertura mediática. El dueño Peter Angelos movió sus contactos para convencer a los de aquí y los de allá sobre la relevancia del duelo. El primer desafío se efectuó en el “Latinoamericano” y mientras escribo estas líneas me parece estar “viendo” nuevamente el enorme cuadrangular del receptor Charlie Johnson, frente a José Ibar, por el todo el jardín central; también el brillante relevo de José Ariel Contreras y el imparable de Omar Linares, con dos outs, que igualó el desafío en el octavo episodio. Cuba perdió 3 a 2, en extrainnings.

La visita al “Camden Yard” ocurrió ya en plena temporada. Era un día libre para los Orioles y el partido estuvo a punto de suspenderse, por causa de una llovizna constante. Hubo que esperar un largo rato (cerca de dos horas), pues no había posibilidades de trasladar el desafío, ya que los Orioles continuarían su calendario de juego. Los cubanos batearon ampliamente a los relevistas de Baltimore y terminaron con un cómodo triunfo de 12 anotaciones por 6.

Aquella mini-serie tuvo un gran impacto. Los más fanáticos no se cansaron de alabar al béisbol cubano y ciertamente la imagen de los peloteros nacionales fue muy buena; pero otros, quizás con una mirada más objetiva, apuntaron que lo más importante de los dos desafíos no había sido en el orden deportivo, pues los Orioles no colocaron a ninguno de sus principales abridores y en el “Camden Yard”, después de la lluvia, el mayor interés de los Orioles parecía concentrarse alrededor de la idea de regresar al hotel. En realidad, la mini-serie probó que era posible el desarrollo de estos duelos. Que era posible un entendimiento beisbolero, provechoso para ambas partes.

De seguro no pocos pensaron que después de los Orioles quedaría abierto el camino para un mayor intercambio entre la pelota cubana y las Mayores. No sucedió así. Por eso el anuncio de conversaciones para un posible viaje de los Cachorros de Chicago a La Habana ha despertado tanta curiosidad/interés.

De acuerdo con una noticia publicada en un diario de Chicago, el actual propietario de la franquicia que nunca ha ganado un título de Serie Mundial, Tom Ricketts, envió una carta a las autoridades cubanas, en la que propuso la celebración de un “Clásico Caribeño”, entre dos rivales: los Cachorros y Cuba.

En otra parte de la noticia se reconoce que la carta fue entregada por el concejal de Chicago Ed Burke, quien estuvo de visita en la capital cubana, a finales del pasado mes de noviembre. Con Burke vino su esposa, Anne, jueza del Tribunal Supremo de Illinois. En declaraciones a la prensa, Anne explicó que este “sería un reto para los Cachorros, pero también conversamos acerca de las posibilidades de las Medias Blancas de Chicago”, añadió.

Yo quisiera ser optimista sobre el futuro de este “Clásico Caribeño”. Me parece que sería una excelente oportunidad para el béisbol cubano y los Cachorros recibirían una gran publicidad, además, enfrentarían a peloteros dispuestos a ganar los partidos, a diferencia de lo que ocurre en la “Liga del Cactus” y la “Liga de la Toronja”. ¿Se concretará la iniciativa? Tengo mis dudas, pues recuerdo cuánta presión hubo en los Orioles y aunque ya pasó otra década, no parecen haber disminuido las tensiones.

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido

3 comentarios sobre “¿Vendrán los Cachorros de Chicago a Cuba?

  • el 17 diciembre, 2010 a las 3:34 pm
    Permalink

    Miguel…Ojala y se de ese clasico…..el deporte une a los pueblos….

    • el 18 diciembre, 2010 a las 5:59 am
      Permalink

      Sería importantísimo que sucediera…vamos a cruzar los dedos y esperar a que las voluntades puedan unirse y que los Cubs jueguen en La Habana. No obstante, las presiones continuarán…ya veremos si hay avances en los dos próximos meses. La reunión en La Habana entre la IBAF y la MLB podría ser un momento para un diálogo entre las autoridades cubanas y las de la MLB

  • el 20 diciembre, 2010 a las 11:21 am
    Permalink

    Miguel..como sucede con el intercambio cultural ..las condiciones estan dada para que un equipo de Cubanos jueguen en Miami……o una mini-serie…

Comentarios cerrados.