Gran picheo y ofensiva poco oportuna de Cuba en la Copa Intercontinental

El veterano lanzador Norge Luis Vera supo salir de algunas situaciones complejas, su relevo Yuliesky González solo permitió un jit en tres capítulos y desde la caja de bateo Alfredo Despaigne y Yuliesky Gourriel totalizaron 7 imparables para impulsar a Cuba a una victoria de 3 carreras por 0 sobre Corea del Sur, en la tercera fecha de la  XVII Copa Intercontinental.

Vera se mantuvo seis entradas en el box y después del cuarto capítulo dominó sin mayores complicaciones a una tanda ofensiva que, de acuerdo con los comentaristas, “estaba conformada por peloteros de la Liga coreana”. Quizás les faltó agregar un dato importante: ¿de qué nivel de esa Liga? porque realmente su calidad está muy distante de la de los equipos coreanos que intervinieron en los dos Clásicos Mundiales.

Después del sexto, con apenas 64 lanzamientos, Martín Saura determinó que era el momento oportuno de extraer a Vera. Esto me pareció muy bien, pues es un hombre de 39 años y su brazo no da para más. Este sistema debería funcionar en la Serie Nacional. Hasta aquí todo bien; pero mi asombro fue enorme cuando noté que quien se subía al montículo era nada menos que…Yuliesky González. La estrategia salió bien, pues el zurdo habanero apenas permitió un imparable en tres innings; sin embargo, una vez más me quedo sin respuestas ante la utilización de los lanzadores por parte de la dirección. ¿No eran Jonder Martínez y Yadier Pedroso los relevistas intermedios y Vladimir García el cerrador?

Creo que sí, pero el terreno mostró que no. “Es que el partido está cerrado”, dijeron algunos colegas. Cierto, para eso están los relevistas. Su función es preservar ventajas. En fin, regresa la improvisación.

El otro tema candente fue el pobre bateo con hombres en posición anotadora. El granmense Yoenis Céspedes volvió a la alineación, pues el lanzador abridor coreano era zurdo. Perfecto. Céspedes conectó dos veces para doble play y cuando le tocó su tercer turno, en el octavo capítulo, el relevista era derecho. Entonces, ¿por qué no colocar a Giovis Duvergel o Yoandi Urgellés? ¡Era lo más lógico! Martín Saura mantuvo su idea y el resultado fue un triste roletazo que casi se convierte en la tercera doble matanza. Luego, en el noveno, ¡Duvergel salió a defender el jardín central, por Céspedes! Realmente no entendí esos movimientos.

Lo mejor por Cuba en su segundo juego en la Copa Intercontinental fue el bateo de Alfredo Despaigne, de 4-4 y Yuliesky Gourriel, de 4-3, con un enorme jonrón por el jardín central. El gran problema fue la falta de oportunidad. Algo muy similar ocurrió en el Pre-Mundial. Solo espero que el resultado final en la última versión de la Copa Intercontinental no sea el mismo.

Vea además: Estadísticas de Cuba en la Copa Intercontinental

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido