Wentz y Garoppolo, historia de dos mariscales lesionados en una “suave” NFL

Para Clay Matthews la NFL cada vez es más “suave”. De acuerdo con el linebacker de los Packers, quien recibió su tercera penalidad por violencia contra el mariscal de campo, los cambios en las reglas adoptados por la liga para cuidar la salud de los atletas son contraproducentes; aunque si le preguntaran a los lesionados en las tres primeras semanas de la actual temporada probablemente no concordarían con Matthews.

El mismo día en que los amantes de la NFL aplaudimos el regreso al terreno de Carson Wentz, tras casi un año de recuperación de su lesión en la rodilla, otro talentoso mariscal de campo, Jimmy Garoppolo, de los 49ers de San Francisco, podría perderse toda la campaña por causa de un rompimiento del ligamento cruzado anterior de su rodilla. Y dice Matthews que ahora la liga es más “floja”.

Wentz fue clave en la gran temporada de las Águilas de Filadelfia. No pocos pensaron que, con su lesión, terminaban las oportunidades del equipo; sin embargo, el suplente, Nick Foles, asombró con su formidable desempeño, especialmente en el Súper Bowl LII. Wentz ni siquiera logró recuperarse para comenzar la presente campaña, por lo que Foles tomó el mando las dos primeras semanas y tal vez algunos pensaron que Wentz entraría “oxidado”, por lo que el coach Doug Pederson mantendría a Foles. Error. Wentz lució confiado en el reencuentro con el juego activo y guió a las Águilas a la segunda victoria de la campaña.

Después de llegar al Súper Bowl XLVII, en 2013, ante los Ravens, cuando Colin Kaepernick era sensación en la NFL, los 49ers de San Francisco se hundieron en el fondo de la tabla del Oeste de la Conferencia Nacional. En 2017, la franquicia buscó un intercambio con los Patriotas de Nueva Inglaterra, para traer a Garoppolo, quien lógicamente quería jugar y en Foxboro sabía que cada minuto en el terreno dependería de la salud del “Forever Young” Tom Brady.  Desde su llegada, el mariscal de campo cambió el rostro de la franquicia y cerró la campaña 2017 con cinco victorias consecutivas. Esto, por supuesto, incidió en que los 49ers abrieran en grande la billetera con Jimmy G, al que le ofrecieron 137,5 millones por 5 años (27,5 kilos anuales).

Ahora, las esperanzas de los fanáticos de 49ers se han desvanecido, porque las pruebas médicas confirmaron que Jimmy G sufrió una rotura del ligamento cruzado en su rodilla derecha. Adiós a la temporada 2018 y a las posibilidades del equipo de llegar a la postemporada. No, la NFL todavía no es lo suficientemente fuerte para evitar el contacto desmedido; aunque Matthews siga pidiendo más golpes y otros apologéticos digan que la liga ha perdido audiencia por la “falta de contacto”.

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *