Dembelé y Céspedes, ¿cómo se recuperarán de sus lesiones?

El francés Ousmane Dembelé, uno de los fichajes más caros en la historia del fútbol y por el que el Barcelona pagó la asombrosa cifra de 150 millones de euros, no pudo vestir por mucho tiempo el uniforme blaugrana. Un forzado taconazo provocó una lesión en el tendón del bíceps femoral que lo llevó al quirófano y lo mantendrá alejado del Camp Nou por, al menos, cuatro meses. Al otro lado del Atlántico, el pelotero cubano Yoenis Céspedes, quien recibió un contrato de 110 millones de dólares de los Mets de Nueva York, poco pudo aportar esta temporada, porque las molestias musculares en la pierna lo acompañaron todo el tiempo. ¿Qué pueden hacer estos dos deportistas, para recuperar su forma física? La clave parece estar en un mejor entrenamiento que pasa por utilizar, de manera dosificada, bicicleta estática, cintas de correr y zapatillas trail, combinadas con una adecuada alimentación.

Desde el mismo momento en que Dembelé se tocó el muslo y fue al suelo, en el partido contra el Getafe, los fanáticos del Barcelona temieron lo peor, aunque, de seguro, no esperaban que el alcance de la lesión fuera tan grande, sobre todo porque en el historial del francés no aparecían lesiones musculares previas. El DT blaugrana, Ernesto Valverde, sin pelos en la lengua, aclaró que un jugador con más experiencia no se habría aventurado a hacer ese taconazo; pero luego, quizás para evitar confrontaciones, suavizó el tono y explicó que ahora al francés le tocaba “armarse de paciencia, trabajar en solitario y ver la evolución poco a poco. Lesionarse es lo más duro para un jugador”.

¿Cuál es el camino para Dembelé, después de la operación? En primer lugar, un entrenamiento personalizado, que incluya un trabajo fuerte en cintas de correr baratas y, luego de recibir el alta médica, entonces el francés necesitará que Valverde “copie” el método de Zinedine Zidane e introduzca más rotaciones en la plantilla. Solo así es posible que los atletas puedan resistir una larguísima temporada, en la que el Barcelona aspira a ganarlo todo. A esto se añade que, en 2018, Rusia organizará la Copa Mundial y Francia, aunque todavía no tiene un boleto asegurado, por supuesto que aspira a jugar ese torneo. Por tanto, más partidos para las piernas de Dembelé.

Las lesiones terminaron con la temporada 2017 de Yoenis Céspedes

Las piernas también han sido un dolor de cabeza para el cubano Yoenis Céspedes. Desde su debut en Grandes Ligas, con los Atléticos de Oakland, en 2009, las lesiones musculares han molestado a este fornido jugador. Los Mets de Nueva York, tras disputar la Serie Mundial de 2015 y al observar el rendimiento del jardinero en 2016, decidieron otorgarle un nuevo y jugoso contrato de 110 millones de dólares, por 5 temporadas. La directiva de la franquicia esperaba que Céspedes se convirtiera en el rostro del equipo, pero, tras un comienzo promisorio, reaparecieron los problemas musculares y el cubano entró en la lista de lesionados en dos ocasiones. Apenas pudo participar en 81 partidos (la mitad del calendario) y en este período conectó 17 jonrones, con 42 carreras impulsadas, cifras que se alejan de lo que esperaban los fanáticos y directivos de los Mets.

A finales de agosto y ante la imposibilidad de recuperar la forma, los Mets optaron por dar por terminada la campaña del cubano y enfocar los esfuerzos en nuevos entrenamientos, para la temporada 2018.

El propio Céspedes reconoció que el centro de su atención estará en la carrera, por lo que los especialistas le recomendaron zapatillas trail, con las que espera fortalecer sus piernas y evitar nuevas lesiones.

El Barcelona, que viene de un mal año en el que solo ganó la Copa del Rey y los Mets de Nueva York, que ahora ni siquiera jugarán los playoff, necesitan que, para 2018, Dembelé y Céspedes muestren el máximo rendimiento, pero para todos queda claro que el eje fundamental está en el entrenamiento que hagan estas dos estrellas.

columnadeportiva

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido