El Mundial más hispano

En Brasil participarán nueve países hispanohablantes, el mayor número que se ha reunido hasta la fecha en la máxima competición del fútbol internacional.

Han pasado 28 años desde la última vez que un Mundial de fútbol se disputó en Latinoamérica. Fue en México, donde participaron cinco selecciones de habla hispana: la propia anfitriona, Argentina, Uruguay, Paraguay y las apuestas en la selección española. En dos semanas comenzará en Brasil la edición número 20 y esta vez formarán parte del torneo un total de nueve selecciones, unidas bajo el idioma español.

En esta ocasión, Paraguay no ha logrado la clasificación, pero sí lo han hecho Costa Rica, Honduras, Colombia, Ecuador y Chile; además de México, Uruguay y Argentina, que sumados a España suman nueve países que comparten el mismo idioma. En el Mundial de Sudáfrica 2010 accedieron a octavos de final seis de las siete selecciones hispanas, pero en esta ocasión será más complicado que pase de ronda un porcentaje tan elevado.

Entre las selecciones que lo tienen más complicado están las dos centroamericanas: Costa Rica y Honduras. Los ‘Ticos’, dirigidos por José Luis Pinto, forman parte del Grupo D con tres excampeonas mundiales como Italia, Uruguay e Inglaterra. Aunque Costa Rica solo perdió dos de sus diez partidos durante la fase de clasificación ante rivales de la CONCACAF, podría protagonizar una de las grandes sorpresas de la primera fase para quitarle el puesto a uno de esos tres duros oponentes. Por su parte, Honduras compartirá el Grupo E con Francia, Suiza y Ecuador. Se trata de una combinación menos dura que la del Grupo D, pero igualmente de mucha dificultad para una selección que ya quedó última de su grupo en Sudáfrica, con derrotas ante España y Chile y un empate precisamente contra Suiza.

Ecuador es, junto con México y Chile, una de esas selecciones que también lo tiene difícil para pasar a octavos, pero que cuentan con opciones reales de lograr ese objetivo. Al fin y al cabo, los dirigidos por Reinaldo Rueda terminaron en la cuarta posición en la fase de clasificación de la CONMEBOL por delante de Uruguay, por lo que no se lo pondrán fácil a franceses y suizos. En el caso de México, el hecho de que forme parte de ese Grupo A en el que también está Brasil, deja una única plaza vacante que deberá disputarse contra Croacia y Camerún. Los chilenos también se enfrentan a un duro reto, ya que en su Grupo B están los finalistas de Sudáfrica: España y Holanda; con la menos peligrosa Australia para completar.

Por último aparecen Argentina, España y Uruguay como selecciones cuyo objetivo no es simplemente pasar a octavos, sino hacerlo como líderes de sus respectivos grupos. La ‘Albiceleste’ de Alejandro Sabella lo tiene aparentemente más fácil, con Bosnia Herzegovina, Nigeria e Irán como rivales dentro del Grupo F. En cambio, España y Uruguay, como ya se ha visto, tendrán que mostrar su mejor nivel desde el principio del torneo para acabar la fase inicial en la primera plaza del Grupo B y D, respectivamente.

Además habrá que tener en cuenta a Colombia, selección cuyas apuestas deportivas dependen de la forma física de Radamel Falcao, como se puede leer en este artículo. El atacante del club Mónaco continúa recuperándose de una seria lesión en la rodilla.

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido