Desconfianza con los pateadores en la NFL


Los pateadores ocuparon nuevamente los titulares mediáticos en la cuarta semana de la temporada 2012-2013 de la NFL. Los goles de campo, en los minutos conclusivos, dieron la victoria a diferentes equipos; mientras que los fallos hundieron más en la mediocridad a los Santos de Nueva Orleans y los Delfines de Miami.

Creo que la directiva de los Delfines debería buscar, con urgencia, un reemplazo para Dan Carpenter. Frente a los Jets tuvo el triunfo en su pierna y falló. Una semana más tarde, vivió una situación similar, ante los Cardenales de Arizona…y volvió a errar el gol de campo que hubiera acabado con el invicto de los pájaros rojos. No se pueden desperdiciar dos partidos en la NFL. Si Carpenter hubiera colocado el ovoide entre los dos postes, entonces los Delfines estarían en la cima del Este de la Americana, con récord de 3 y 1; pero, al fallar, pues están en el sótano, con 1 y 3.

El pateador de los Redskins, Billy Cundiff, tuvo la oportunidad de redimirse por sus tres pifias en el desafío ante los Bucaneros de Tampa Bay y con solo 3 segundos en el reloj anotó el gol de campo que le dio la victoria a Washington. Algo similar intentó el pateador de los Santos; sin embargo, erró y mantuvo en 0 la casilla de victorias de New Orleans. Como se esperaba, esta será una larga temporada para los Santos y ni siquiera el récord de 47 partidos consecutivos con al menos un TD de Drew Brees puede borrar la sensación de inseguridad que reina en esa franquicia.

En la 4ta semana me llamó mucho la atención la tranquilidad con la que jugó Peyton Manning. Tantos años en la NFL sirven para muchas cosas, entre ellas para calmar a un equipo, como los Broncos de Denver, que sufrió dos reveses consecutivos. Frente a los Raiders de Oakland, Manning nunca sintió la presión de la línea defensiva rival y obtuvo excelentes números: 30 de 38 pases, para 338 yardas, con 3 TD, sin intercepciones.

Los Patriotas de Nueva Inglaterra parecían encaminados a sufrir su tercera derrota de la campaña; pero Tom Brady “recordó” que todavía es uno de los tres mariscales de campo más completos de la NFL y lideró una impresionante remontada que incluyó 35 puntos consecutivos ante los Bills.

Una vez más Texans de Houston demostró que es el mejor equipo de la Conferencia Americana. Los cuatro triunfos han sido muy convincentes, pues tres de ellos terminaron con una diferencia superior a los 20 puntos y solo sufrieron un susto, en los minutos finales, contra los Broncos.

La presencia de los árbitros titulares no impidió que se adoptaran decisiones polémicas en los terrenos. Faltó poco para que Green Bay sufriera otro revés, a partir de un error arbitral sobre un balón suelto de New Orleans (imperdonable lo sucedido en el Monday Night, porque esa jugada nunca debió considerarse un TD); pero el pateador de los Santos falló el gol de campo y los campeones del Súper Bowl 2011 dejaron su record en 2 y 2, en lugar del poco esperanzador 1 y 3.

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido