Yurisbel Gracial, otro cubano en los campeones del béisbol japonés
Yurisbel Gracial, otro cubano en los campeones del béisbol japonés avatar

Los actuales campeones del béisbol japonés, Fukuoka Softbank Hawks, sin dudas confían en la calidad de los peloteros cubanos. En la temporada anterior ganaron la pugna por firmar a Alfredo Despaigne tras poner sobre la mesa poco más de 15 millones de dólares y el granmense respondió con una sólida campaña de 35 cuadrangulares; además, contrataron al zurdo pinareño Liván Moinelo y este también sobresalió como parte del cuerpo de relevistas. Otro cubano muy talentoso y joven, Oscar Luis Colás, sigue tratando de abrirse camino en la segunda selección.

Para 2018, el Fukuoka decidió completar su plantilla de jugadores extranjeros (se permiten 4) con otro cubano: el matancero Yurisbel Gracial, de 32 años. Creo que gran parte del contrato (poco más de 500 mil dólares por una temporada) lo obtuvo Gracial gracias a su actuación en el Clásico Mundial de 2017. Recordemos que en el primer partido ante Japón, en el Tokio Dome, el matancero bateó de 4-2, con dos dobles y dos impulsadas. Después, en el partido de la segunda etapa, Gracial también castigó al pitcheo nipón, nuevamente de 4-2, con un doble, un cuadrangular y otras dos impulsadas. En total, en ese certamen promedió 435, con 10 imparables, cuatro dobles, un jonrón y cuatro impulsadas. Luego, Gracial volvió a brillar en la Liga Can-Am, con los Capitales de Quebec. A todo esto se añade que el cubano es un jugador versátil, que puede defender varias posiciones (segunda, tercera, campo corto y también el jardín derecho, como hizo en la 60 edición de la Serie del Caribe, efectuada en Guadalajara).

¿Podrá llegar y mantenerse Gracial en el primer equipo de los Hawks? No será nada fácil. Frederich Cepeda y Roel Santos no cumplieron con las expectativas y no volvieron a Japón; mientras, Despaigne ya es una súper estrella y Moinelo garantizó dos años más de contrato. Estas son dos caras de un béisbol que, a día de hoy, con el congelamiento entre Washington y La Habana, es la única opción realmente interesante para los peloteros cubanos que siguen viviendo en el país.

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido