Tromso 2014: Equipos cubanos esperan terminar en el Top 10

El abanderamiento de los dos equipos que jugarán en Tromso (foto tomada de Jit)
El abanderamiento de los dos equipos que jugarán en Tromso (foto tomada de Jit)

Falta solo una semana para que comience en Tromso, Noruega, la Olimpiada mundial de ajedrez. Cuba asistirá con dos equipos que ya fueron abanderados en la escuela de alto rendimiento Giraldo Córdova Cardín.

Las dos selecciones están compuestas por (ELO actual + Participaciones en Olimpiadas + Puntos / Partidas):

1. Leineir Domínguez       2760 – 7 – 49/76
2. Lázaro Bruzón                2696 – 7- 47 /78
3. Yuniesky Quesada        2655 – 5- 27.5/46
4. Isán Ortiz                         2592 – 1 – 5/7
5. Yuri González               2546 (debutante)

DAMAS:

1.Lisandra Ordaz              2345 – 3- 19/31
2. Yaniet Marrero           2324 – 4 – 23.5/36
3. Sulennis Piña               2317 – 7 -36/65
4. Yanira Vigoa               2317 (debutante)
5. Maritza Arribas         2308 – 12 – 67.5/123

AJEDREZ CUBANOS EN LAS OLIMPIADAS

El debut olímpico de la selección masculina cubana ocurrió en Buenos Aires, en 1939, y el primer tablero fue el genial José Raúl Capablanca. Ya habían pasado sus mejores años; no obstante, en su regreso al país donde cedió la corona universal ante Alexander Alekhine, en 1927, Capablanca jugó de forma impecable y mereció la medalla de oro al culminar invicto en el primer tablero, con siete triunfos y nueve tablas, para un total de 11,5 unidades de 16 posibles.

Un momento especial para el ajedrez cubano resultó la Olimpiada de 1966, celebrada en los salones del hotel Habana Libre. En aquella cita participaron casi todas las estrellas, incluidos varios campeones mundiales y resultó muy intensa la batalla ajedrecística entre los equipos de Estados Unidos y la Unión Soviética, liderados por Bobby Fischer y Boris Spasski respectivamente. La Guerra Fría estaba en su apogeo y esta rivalidad se trasladó hasta el tablero de juego. Ante su público, los cubanos lograron una de sus mejores actuaciones con un histórico avance hasta la ronda final del torneo habanero.

A partir de 1960 la presencia cubana en olimpiadas ha sido muy estable, con solo dos ausencias: en la cita de 1976, jugada en Israel, y en la de 1992, en Manila, Filipinas.

El desempeño más impresionante de los hombres ocurrió en la Olimpiada de Calviá, Palma de Mallorca, en 2004, donde el equipo finalizó en el séptimo puesto. Es cierto que en 1990, en Novi Sad, por entonces Yugoslavia, el equipo cubano también finalizó en el séptimo lugar; pero el papel en tierras españolas cobra mayor relevancia si se analiza el panorama del ajedrez después de la desintegración de la Unión Soviética que elevó el número y la calidad de los participantes en la Olimpiada.

Entre las mujeres, su momento de máximo esplender llegó en la cita de Khanty-Mansiysk, en 2010, cuando las cubanas concluyeron en la cuarta posición y solo fueron superadas por tres potencias como China, Rusia y Georgia. Aquel equipo estuvo compuesto por Lisandra Ordaz, Oleiny Linares, Yaniet Marrero, Sulennis Piña y Maritza Arribas. Ellas, en total, ganaron 8 matches y solo perdieron 3.

Además, en la cita de Khanty-Mansiysk, la Gran Maestra tunera Yaniet Marrero hizo historia, al ganar la medalla de oro, en el tercer tablero e inscribió su nombre en el selecto listado de medallistas dorados cubanos, junto al de José Raúl Capablanca y Reinaldo Vera.

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido