Adiós Khanty-Mansiysk

Lenier y Bruzón estuvieron a punto de avanzar a los cuartos de final
Lenier y Bruzón estuvieron a punto de avanzar a los cuartos de final

Perder en una Copa Mundial de ajedrez, un evento que otorga tres plazas para el siguiente ciclo de candidatos a la corona universal y que reparte premios por 1,6 millones de dólares, sin dudas es frustrante. No obstante, cuando se cede después de jugar bien, quizás la decepción disminuya un poco y probablemente eso suceda ahora con los cubanos Leinier Domínguez y Lázaro Bruzón.

Ambos lograron incluirse en los octavos de final de la Copa y estuvieron muy cerca de avanzar hasta la ronda de los ocho mejores; pero en las partidas rápidas arriesgaron demasiado y tampoco supieron encontrar las mejores jugadas ante rivales fortísimos que, en determinados momentos, parecían derrotados.

Leinier abrió cada uno de sus cuatro matches con un esperanzador triunfo; sin embargo, en sus últimos dos enfrentamientos no fue capaz de mantener la ventaja. Contra el ruso Igor Lysyj hubo tanta paridad que el duelo se decidió en la impredecible “muerte súbita”—un minuto menos en el reloj para las negras—y esa igualdad también se esperaba frente a la húngara Judit Polgar.

En la primera partida clásica el cubano planteó, con negras, una defensa Siciliana. Una de sus piezas fundamentales fue el alfil, que dominó la diagonal a7-g1 y esto le permitió presionar sobre el punto f2. Luego, ya con la torre sumada al ataque, Polgar intentó sobrevivir con la propuesta del cambio de damas; pero Leinier había calculado bien y encerró al rey blanco en una red de mate que culminó con la fulminante 46…Dg5.

Al día siguiente la Polgar también prefirió la Siciliana. Hubo enroques opuestos y el cubano jugó de forma agresiva, porque entregó sus dos alfiles a cambio de tres peones y su dama en “h6” abría diversas posibilidades; pero Judit supo defenderse. Después de 112 movimientos, más de seis horas de juego y sin tiempo en el reloj, Leinier tuvo que abandonar.

Las partidas rápidas fueron emocionantes. En los duelos a 25 minutos la húngara tomó ventaja y, por primera vez en la Copa, Leinier estaba contra la pared. Tenía que ganar y aunque probablemente estuviera nervioso, al menos no lo demostró sobre el tablero. Con el marcador igualado recurrieron a las partidas a 10 minutos y la europea obligó al cubano a rendirse.

La situación era dramática y la presión subió todavía más cuando Leinier derrotó a su rival. Antes de la Copa, Leinier había vencido en tres ocasiones a Polgar en los duelos “blitz”—a cinco minutos—desarrollados en los Mundiales de 2008 y 2009; sin embargo, en Khanty-Mansiysk la historia fue diferente, porque luego de dividir el punto en la partida inicial, el cubano, con blancas, inclinó su rey. De esta manera terminó su posibilidad de repetir la actuación de Trípoli, en 2004, donde finalizó en el quinto lugar.

Para Leinier los últimos meses han sido complicados, pues entre el Memorial Capablanca y el Abierto de Bakú cedió 16 unidades de su coeficiente ELO y descendió hasta la posición 37 del ranking mundial. En la Copa estuvo mejor: en las partidas clásicas terminó con récord de cuatro triunfos, dos tablas y dos reveses; mientras, en las rápidas, triunfó en tres, igualó siete y perdió tres.

BRUZÓN INQUIETÓ A PONOMARIOV
En La Habana, en el Memorial Capablanca, Bruzón jugó probablemente el peor torneo de su vida. Estuvo en los 2700; pero cayó abruptamente y quizás pocos pensaron que el tunero tendría alguna oportunidad en la Copa. Incluso, después de derrotar a su coterráneo Yuniesky Quesada, en la primera fase, se mantenían las dudas, ya que su siguiente rival, el español Francisco Vallejo, con sus 2716 puntos de ELO, era favorito. Bruzón ganó de forma convincente en las partidas rápidas y en la siguiente ronda hizo lo mismo ante el vietnamita Le Quang Liem, quien lo había vencido en dos ocasiones en la capital cubana.

Frente al tercer rival consecutivo con un coeficiente superior a 2700 los expertos tampoco le daban muchas oportunidades al tunero. El ucraniano Ruslan Ponomariov impresionaba con sus 2758 unidades y el noveno lugar del ranking universal; sin embargo, Bruzón jugó sin temor.

Durante la primera partida clásica la posición de Bruzón parecía prometedora, pues dominaba la columna “d”, con sus dos torres. Entregó una de ellas por un caballo y dos peones; pero equivocó la maniobra al llevar su caballo hasta la casilla “g5”, en la jugada 28 y poco después optó por repetir movimientos.

Luego, con negras, Bruzón eligió una defensa Siciliana, variante Najdorf y con sus torres dobladas presionó por la columna “c”; no obstante, sobre el tablero la posición estaba pareja, así que Ponomariov prefirió la repetición de jugadas que forzó la división del punto.

Por cuarta ocasión Bruzón decidía su permanencia en el certamen en las partidas rápidas. Los tres intentos previos fueron exitosos; pero Ponomariov abrió con victoria en los duelos a 25 minutos. El tunero no se amilanó y luchó con fuerza en la segunda partida, hasta que logró la rendición de su rival. Las esperanzas crecieron cuando más tarde el cubano tuvo la primera ventaja en el match; sin embargo, el ucraniano no estaba dispuesto a abandonar la Copa, así que igualó a tres puntos el match.

En las partidas “blitz”, hubo un empate inicial y después Ponomariov, finalmente, doblegó a Bruzón. El balance de la actuación del cubano en Khanty-Mansiysk fue muy positivo: en las clásicas concluyó con récord de +1=6-1 y en las rápidas finalizó con marca de +5=6-3. Además, tanto él como Leinier obtuvieron un premio de 20 mil dólares, por incluirse en los octavos de final.

IVANCHUK, ¿EL FAVORITO?
El ucraniano Vassily Ivanchuk tuvo que esforzarse más de lo esperado; pero dejó en el camino al chino Bu Xianghzi y parece el principal favorito a un título que disputarán solo jugadores europeos: junto a Chuky, Polgar y Ponomariov también están en cuartos de final los azeríes Vugar Gashimov y Teimour Radjabov; los rusos Peter Svidler y Alexander Grishuk y el checo David Navara.

Publicado en CubAhora

Vea además:
Descargue partidas de la Copa Mundial [en .pgn] 

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido