Pocas sorpresas para el ajedrez cubano

No hubo sorpresas para el ajedrez cubano en la Copa Mundial que se celebra en Khanty-Mansiysk: Leinier Domínguez ganó su match sin muchos problemas; Lázaro Bruzón tuvo que ir a las partidas rápidas para derrotar a Yuniesky Quesada y los otros tres miembros de la delegación perdieron, sin grandes complicaciones, sus duelos ante rivales muy superiores.

Las principales expectativas estaban centradas en Leinier quien enfrentaba al iraní Elshan Moradiabadi, con un ELO de 2532. En la primera partida, con blancas, Domínguez planteó una apertura Inglesa. Después de simplificar la posición él logró un peón pasado por la columna “d” que le permitió, luego del cambio de damas, ganar el final. Esa victoria fue la mejor noticia para Cuba en una jornada aciaga.

Al día siguiente, esta vez con negras, Leinier pasó muchísimo trabajo contra Moradiabadi. El cubano ubicó un peligroso peón en “c2”; sin embargo, cuando el rey negro se apoderó de él, creció la incertidumbre sobre el resultado; pero Leinier supo jugar con un peón de menos; aunque su rival no se dio por vencido y solo tras 74 movimientos Moradiabadi aceptó las tablas y se despidió de la Copa. El siguiente contrario de Leinier será el moldavo Viktor Bologan, un jugador de 40 años y con un coeficiente de 2678 unidades.

Probablemente muchos esperaban un poco más de acción en el match entre Yuniesky Quesada y Lázaro Bruzón; pero el tablero mostró una realidad diferente. Bruzón condujo las blancas en el primer cotejo y un rápido intercambio de piezas llevó la partida hasta un final muy igualado, con dama, alfil y seis peones por cada bando. Algo similar ocurrió 24 horas más tarde, cuando Quesada propuso una apertura Ruy López y otra vez las piezas duraron escasos minutos. En las dos partidas rápidas, con 25 minutos en el reloj, también hubo división del punto y solo en el segundo duelo a 5 minutos Bruzón derrotó a su coterráneo.

Los otros tres cubanos se esforzaron; aunque el resultado fue el peor posible para ellos: dos derrotas. El más complicado de todos era el villaclareño Frank de la Paz, porque tuvo tablero por medio al azerí Teimour Radjabov quien aparece en el sexto lugar del ranking inicial, por su ELO de 2744. En la primera partida, el europeo eligió la defensa Siciliana, variante Rossolimo y cuando el cubano le entregó una torre por el alfil, en el movimiento 32, Radjabov consumió un poco más de tiempo en el reloj y preparó un contragolpe que le permitió presionar sobre el punto “g2”, con la dama y la torre. Esto forzó la rendición de Frank.

El segundo duelo fue más interesante, porque hubo enroques opuestos y de la Paz—sin nada que perder—se arriesgó a un ataque con sus peones por las columnas “a” y “b”; no obstante, Radjabov encontró respuestas y luego del cambio de damas obtuvo dos peones de más que fueron suficiente para decidir el encuentro.

El pinareño Fidel Corrales sabía que la húngara Judit Polgar estaba cerca del nivel que una vez la colocó entre los mejores jugadores del mundo, sin distinción de sexos; pero de seguro fue duro comprobar frente al tablero los progresos de la Polgar. El cubano, con blancas, prefirió una apertura Ruy López y jugó tan agresivo que entregó una torre por un caballo en el movimiento 23; sin embargo las negras se defendieron y con inferioridad numérica, Corrales se vio obligado a inclinar su rey.

Luego, ante la defensa Siciliana de Fidel, la húngara presionó por el flanco rey y parecía que la partida concluiría rápido; aunque las negras se defendieron bien y con el primer control de tiempo—movimiento 40— la posición ofrecía oportunidades para ambos. No obstante, Polgar logró un peón libre por la columna “c” y la torre negra no pudo controlar la situación.

El tercer cubano que se despidió de la Copa fue el holguinero Isán Ortiz. Su rival era el ruso Ian Nepomniachtchi, de 2711 puntos de ELO y en el primer duelo hubo esperanzas para Ortiz. Después de 25 movimientos la posición parecía prometedora para él, pues su pareja de alfiles estaba mucho más activa. Luego se produjo el intercambio de las piezas mayores y el ruso propuso un final en el que tenía un peón muy fuerte, en la casilla “a” que terminó por decidir la partida, ya que el alfil de Isán no podía moverse libremente por el tablero.

Ante la desventaja, Ortiz trató de forzar en la siguiente jornada; sin embargo, Nepomniachtchi quería más que un empate. El alfil negro del cubano terminó encerrado en la casilla “g7” y el blanco utilizó la amplia movilidad de su dama para alcanzar un peón de ventaja. Más tarde, el europeo aprovechó un error de Ortiz en el apuro de tiempo y el match terminó 2-0.

LEKO, LA ÚNICA GRAN SORPRESA

Los principales favoritos no tuvieron grandes problemas para avanzar a la segunda fase; aunque también hubo algunas sorpresas. Por ejemplo, el húngaro Peter Leko, ubicado en el puesto 18 del ranking de la Copa, cayó por 1,5-0,5 ante el norteamericano Samuel Shankland; mientras el chino Wang Yue, de 2709, se despidió temprano del evento, tras perder frente al brasileño Alexandr Fier y el argentino Rubén Felgaer dejó en el camino al ruso Vladimir Malakov. En otros resultados llamativos, el norteamericano Gata Kamsky recurrió a las partidas rápidas para derrotar al brasileño Diego Di Berardino y algo similar ocurrió con el español Francisco Vallejo, con un ELO de 2724, quien tuvo la oposición del prometedor peruano Jorge Cori.

Publicado en CubAhora

Vea además:
Reyes cubanos evitarán jaques en Khanty-Mansiysk
Descargue las partidas de la Copa Mundial 2011
Resultados completos de la Copa

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido