La Furia roja española dejó atrás el clásico Barcelona-Real Madrid

Dos de los goleadores ante Venezuela: Villa y Xavi Alonso La expectativa en Venezuela era enorme por el tan esperado encuentro amistoso entre la actual campeona mundial, la “Furia Roja” española, dirigida por Vicente del Bosque, y la “vinotinto”. Desde muy temprano en la mañana no parecía haber otro tema de conversación en la nación sudamericana y los criterios de los fanáticos iban desde el “ganaremos por dos goles” hasta los que suspiraban por no recibir una goleada.

Los españoles venían de arrasar a Estados Unidos, en Boston, por un 4-0 que perfectamente pudo ser 6-0 o incluso 8-0; mientras el equipo venezolano, en su anterior amistoso, venció sin convencer mucho a Guatemala. Los precios de las entradas para el desafío estaban por las nubes; sin embargo, el estadio en Puerto La Cruz mostró un lleno absoluto; aunque de seguro los seguidores de la “vinotinto” recibieron con poco agrado el resultado final: 3 a 0. El primer tiempo fue de claro dominio ibérico y dos de los goles llegaron de tiros libres, primero de David Villa y otro de Xavi Alonso. En este último el portero no estuvo bien y la barrera quizás no cumplió su rol. 

Después de la amplia ventaja inicial, en el segundo tiempo los venezolanos tuvieron un mejor desenvolvimiento y los españoles no apretaron el acelerador, porque se sabían ganadores. Cuando solof altaban tres minutos, el director Vicente del Bosque, en una jornada histórica para él, sustituyó a Víctor Valdés por Iker Casillas y de esta manera el capitán ibérico alcanzó la impresionante cifra de 121 partidos con el uniforme de la selección nacional. El triunfo fue especial para del Bosque porque lo convirtió en el entrenador español más exitoso de todos los tiempos, pues alcanzó su victoria número 39 al frente de la “Furia” y dejó atrás el empate que sostenía con Luis Aragonés.

Creo que en las dos excelentes demostraciones de los campeones mundiales ellos demostraron, más allá de declaraciones ante periodistas que en un momento parecieron poco convincentes, que habían “pasado la página” de las polémicas surgidas en los cinco Clásicos entre el Real Madrid y el Barcelona, en la temporada recién finalizada. Confieso que tenía mis dudas, porque las patadas, gestos, palabras que intercambiaron los culés (Villa, Iniesta, Xavi Hernández, Piqué, Busquets, Pedrito), con los “merengues” (Iker, Sergio Ramos, Xavi Alonso, Albeloa) fueron muy fuertes; pero al menos sobre el terreno – no sé en los vestuarios- la “Furia” funcionó como un equipo unido. Los dos rivales no fueron los más exigentes, es cierto; pero ya sabemos que en la concertación de los juegos amistosos pesan más las ganancias económicas para las Federaciones que la calidad del rival.

Vea además:
Del Bosque ya es el entrenador con más victorias de la selección española

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido