Cómo la fisioterapia salvó las carreras de Ronaldo y Zlatan Ibrahimovic

Ronaldo Luiz Nazario de Lima y Zlatan Ibrahimovic comparten no solo el hecho de ser considerados entre los mejores goleadores de todos los tiempos. Ambos sufrieron una rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla que puso en peligro su carrera futbolística. La fisioterapia logró rehabilitarlos y volvieron al terreno de juego.

Cada vez son más los deportistas que sufren lesiones similares a las de estos cracks. Algunos pueden acortar los plazos y retornar a la práctica diaria; mientras otros tardan más en recuperarse por completo. De cualquier forma, solo gracias a la atención de profesionales, como los de pozuelo fisioterapia, será posible que los atletas dejen atrás sus dolencias.

Rotura del ligamento cruzado anterior, una pesadilla para los deportistas

Una de las lesiones que con más frecuencia ha golpeado a los deportistas en los últimos tiempos es la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla. Esta lesión afecta, especialmente, a atletas de voleibol, fútbol, baloncesto y atletismo porque son modalidades en las que los ligamentos de la rodilla sufren más estrés, producto del arranque, frenado y pivoteo constante.

La situación empeora cuando, además del ligamento anterior, se rompen el menisco interno y el ligamento lateral interno. Esos casos los especialistas lo llaman «tríada» y pone en muy serio riesgo la continuidad de la carrera deportiva de la persona. El brasileño Ronaldo sufrió esta “triada” y logró recuperarse, aunque nunca fue el mismo que impresionó con el Barcelona y Real Madrid.

El ligamento cruzado se rompe, por lo general, por cuatro situaciones. Por ejemplo, cuando el atleta realiza un salto y cae con sus rodillas extendidas o cuando recibe un golpe en la rodilla o cuando hace un desplazamiento brusco de la rodilla, mientras tiene el pie fijo o cuando cambia el peso de una pierna hacia otra.

De inmediato el deportista sentirá un fuerte dolor. La rodilla comenzará a hincharse y no permitirá que el atleta siga en pie, porque sencillamente ya no aguantará el peso del cuerpo.

¿Qué hacer ante este tipo de lesión?

El primer paso que realizan los especialistas es una resonancia magnética, para determinar la extensión de la lesión.

El procedimiento para tratar la rotura del ligamento cruzado anterior contempla, en la mayoría de los casos, una intervención quirúrgica, para reconstruir ese ligamento dañado. El cirujano realiza una artroscopia, en la que reemplaza el tejido dañado por otro tejido del propio atleta. Esta es la mejor solución, ya que, al no abrirse la articulación, existe menos dolor y rigidez y también disminuye el peligro de complicaciones, así como el tiempo de estancia en el hospital.

Después comienza el proceso más complejo. La recuperación tarda aproximadamente seis meses; pero para cumplir ese tiempo es indispensable realizar un fuerte trabajo de fisioterapia y rehabilitación. Para ello es muy útil encontrar a centros especializados, como rehabilitación pozuelo, donde profesionales podrán guiar al deportista lesionado para que este logre recuperarse bien y lo antes posible.

Fisioterapia y Rehabilitación, la ruta del regreso de los atletas

La primera semana después de la intervención artroscópica, el atleta deberá hacer reposo y colocarse hielo. Más adelante, cuando los doctores le retiren los puntos de la operación, el deportista podrá comenzar a desplazarse, con muletas; también podrá realizar ejercicios suaves de flexión, con la rodilla. Los masajes contribuirán a que disminuya, poco a poco, la inflamación de la rodilla.

En la tercera semana, el atleta comenzará a mover la rótula y realizará ejercicios. Algunos especialistas sugieren nadar un poco y caminar, ya sin muletas. A partir del primer mes es cuando inicia la rehabilitación más fuerte, para recuperar totalmente la rodilla. El listado de actividades incluye ejercicios para fortalecer los músculos de la pierna.

La rehabilitación puede tardar entre 3 y 6 meses. Con el empeño del deportista y el apoyo de fisioterapeutas especializados, la rodilla recuperará la fuerza y las capacidades que tenía antes de sufrir la lesión.

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *