Mundo loco: Dodgers pagarán un altísimo impuesto de lujo por otro título de Serie Mundial

Tres meses después de terminar con la larga espera de 32 años sin un título de Serie Mundial, los directivos de los Dodgers de Los Ángeles decidieron abrir todavía más la billetera para conformar al equipo con mayor nómina en Grandes Ligas. Dicen, con razón, que el dinero no compra campeonatos; pero siempre hay una primera vez para demostrar que una idea puede estar errada. Los Dodgers de 2021 podrían ser esa evidencia.

No recuerdo la última vez que un equipo fue considerado tan favorito para ganar otro anillo. En 20 años ninguna franquicia de las Mayores ha logrado títulos consecutivos; pero los Dodgers podrían romper esa cadena.

Primero trajeron al ganador del Cy Young de 2020, Trevor Bauer. Luego garantizaron la presencia del ídolo local, el barbudo Justin Turner, por, al menos, otros dos años más. Esto elevó su nómina hasta los 255 millones de dólares, según Spotrac, un 12.5% más que el ocupante del segundo lugar, los omnipresentes Yankees de Nueva York, con 204 kilos comprometidos.

Dodgers será la única franquicia que pagará el impuesto de lujo en 2021. El límite fijado por MLB es de 210 millones, así que el equipo superará en 45 millones esa cifra y tendrá que abonar 18.5 millones. Casi nada. ¿De dónde saldrán esas abultadas cifras? Según un reportaje de ESPN, el Dodger Stadium fue la instalación que más fanáticos acogió entre 2013 y 2019, con 30 millones. En 2020, ya sabemos, no hubo público en los estadios, pero para la venidera campaña se espera que, poco a poco, en dependencia del control que logre cada estado sobre el coronavirus, regresen los fanáticos. Y su dinero en entradas, parking, cervezas, perros calientes, etc.

Además, la ruta del dinero nos lleva al enorme acuerdo televisivo de los Dodgers, firmado en 2013, por un valor de 8.000 millones de dólares, con vigencia por 25 años. Casi nada. De acuerdo con Forbes, Dodgers, como franquicia, vale ahora un 70% más que su precio de ocho años atrás.

Entonces, en medio de una pandemia que ha dejado por el piso la economía, que ha forzado a no pocos equipos a vender sus estrellas, Dodgers ha decidido invertir en grande, en pos de otro título de Serie Mundial. Su rival de división, Padres de San Diego, aumentó su nómina en 80 kilos, en comparación con 2020 y esto, lógicamente, no es poco.

La rotación abridora de Dodgers es, por mucho, la mejor de Grandes Ligas (Kershaw, Bauer, Buehler, Urías y Price). Su ofensiva parece muy completa (Betts, Muncy, Seager, Turner, Pollock et. al). El favoritismo es tan grande que obtener el noveno título consecutivo en el Oeste y llegar a la cuarta Serie Mundial en cinco años parecería muy poca cosa.

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *