Heat de Miami, la gran sorpresa en los Playoffs NBA 2020

Antes de que entraran en la burbuja de Orlando, quizás ni siquiera los más empedernidos fanáticos del Heat de Miami pensaban que su equipo tenía opciones de avanzar en los playoffs de la NBA. Dos meses después, en Sports Betting Dime puedes ver las predicciones que sitúan a los dirigidos por Erik Spoelstra con enormes opciones de regresar a una Final, donde enfrentarían, probablemente, y en esto los odds son contundentes, a los Lakers de Los Ángeles.

Después de quedar fuera de los playoffs la temporada pasada, el Heat decidió realizar varios cambios en la plantilla. El manager general Andy Elisburg logró conformar una nómina muy diversa, liderada por Jimmy Buttler. La estancia en los 76ers de este talentoso jugador no fue la más feliz, así que el Heat consiguió un sign-and-trade y lo convirtió en el rostro de la franquicia. Otro paso clave fue la selección, en la posición 13 del draft, de Tyler Herro. Este novato ha sido sensacional y sus actuaciones en los playoffs entraron en el libro de récords de la NBA. Mientras, el esloveno Goran Dracic, en su sexta campaña en el Heat, tuvo estadísticas cercanas a sus mejores momentos.

El Heat pudo salir, antes del límite de traspasos, de jugadores que no habían convencido, sobre todo Dion Waiters y Justise Winslow y con esto pudieron incorporar a veteranos como Andre Iguodala, quien fue determinante desde la banca en su período con los Warriors, así como a Jae Crowder. Junto con las incorporaciones, el equipo ha aprovechado el notable ascenso en el nivel de juego de Bam Adebayo,  quien se ha posicionado como titular inamovible y jugador esencial del esquema de Spoelstra.

En el ESPN Wide World of Sports Complex de Walt Disney World, el Heat no terminó de la mejor manera. Su récord de 3-5 en los ocho partidos celebrados tras reanudarse la temporada dejó al equipo en el quinto puesto, por lo que el primer rival en los playoffs fue Pacers de Indiana. Realmente, pocos pensaban que el Heat pudiera avanzar mucho. Parecía más un equipo para el “año próximo”; sin embargo, en esta fase, la transformación de Miami fue asombrosa. No solo barrieron a los Pacers, sino que los resultados fueron abultados.

El siguiente rival era el gran favorito para representar a la Conferencia Este en la final de la NBA: los Bucks de Milwaukee, del nuevamente MVP Giannis Antetokounmpo. Nadie pudo pronosticar que Miami tomara ventaja decisiva de 3-0 en esta serie, que tuvo de todo un poco. Desde los tiros libres, sin tiempo en el reloj, de Jimmy Buttler para ganar el segundo desafío hasta la remontada del Heat, en el cuarto final del tercer juego, cuando perdía por 12 puntos y terminó ganando por 15 unidades.

Los Bucks pusieron presión al triunfar en el cuarto partido, en tiempo extra; pero con Giannis lesionado, Milwaukee poco pudo hacer en el quinto desafío. De esta forma, el Heat avanzó a la final de conferencia con una marca asombrosa: ocho partidos ganados y solo uno perdido.

La exitosa racha del Heat continuó en la final de la Conferencia Este. Por cuarta ocasión en la historia, Miami enfrentó a los Celtics de Boston. Los dirigidos por Brad Stevens tuvieron que esforzarse al máximo para dejar en el camino, en siete juegos, a los campeones de la campaña anterior, los Raptors de Toronto; pero luego recibieron varios días de descanso. Por tanto, ambos equipos entraron frescos a una serie que se esperaba fuera muy cerrada. Y lo ha sido, solo que el Heat ha logrado ser más consistente en los momentos decisivos.

En el primer juego, el Heat, como le ha sucedido en varios momentos de los playoffs, comenzó dormido; pero una rebelión en el cuarto final (35-23) forzó el tiempo extra. En los segundos finales, Bam Adebayo regaló una imagen que estará no solo en el Top 10 de esta temporada, sino que entra en cualquier selección de jugadas defensivas de todos los tiempos en playoffs: un bloqueo espectacular sobre Jayson Tatum que impidió el empate de los Celtics y dio la victoria al Heat.

Boston volvió a tomar una amplia ventaja de 13 puntos al medio tiempo del segundo partido; pero el Heat, una vez más, vino de atrás y con un excelente tercer cuarto asumió el liderato y se puso 2-0.

Después de la pelea en los vestidores, entre Jaylen Brown y Marcus Smart, los Celtics reaccionaron y ganaron el tercer partido. La alegría duró poco, porque el Heat, con un histórico Tyler Herro, quien anotó 37 puntos, se acercó a la final. La última vez que Miami discutió el título de la NBA, en sus filas estaba LeBron James. Ahora, el Heat podría reencontrarse con el Rey James, solo que como oponente. Morbo garantizado.

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: