lunes, septiembre 26Un espacio para todos los deportes

Tres goles que cambiaron la historia de Argentina, Brasil y Uruguay en la Copa Mundial de fútbol

Cuatro años después de la Guerra de las Malvinas, el duelo de cuartos de final de la Copa Mundial de México 1986, entre Inglaterra y Argentina, significaba, sobre todo para los argentinos, mucho más que un partido de fútbol.

La gran estrella de aquel juego y de todo el Mundial fue Diego Armando Maradona. Primero marcó con la “Mano de Dios” y, minutos más tarde, dejó en el camino a cuatro defensores ingleses y al portero Peter Shilton para anotar el gol más célebre de las Copas.

En esa extraordinaria corrida, en el minuto 55, Maradona mostró su gran habilidad, velocidad, talento y dominio de la pelota. Ni Hoddle, Reid, Butcher, Fenwick y Shilton pudieron detener el paso del “Pelusa”. Aquel gol fue decisivo, ya que el partido terminó 2-1 y dio la clasificación a Argentina para la semifinal.

La narración en directo que hizo el periodista Víctor Hugo Morales de esa jugada también ha quedado como una de las más recordadas en los Mundiales:

“Ahí la tiene Maradona, lo marcan dos, pisa la pelota Maradona, arranca por la derecha el genio del fútbol mundial, deja al tercero y va a tocar para Burruchaga… ¡Siempre Maradona! ¡Genio! ¡Genio! ¡Genio! Ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta… Gooooool… Gooooool… ¡Quiero llorar! ¡Dios Santo, viva el fútbol! ¡Golaaazooo! ¡Diegoooool! ¡Maradona!

LA REDENCIÓN DE RONALDO EN COREA-JAPÓN 2002

Brasil es el único país, junto a Alemania, que ha participado en todas las ediciones de las Copas Mundiales. La “Canarinha” es la que más títulos ostenta, con cinco y también la que más goles ha logrado, con 229. Por tanto, seleccionar solo un gol icónico es sumamente complejo.

El segundo mayor goleador de todos los tiempos en las Copas Mundiales es Ronaldo Luiz Nazario de Lima. “El Fenómeno”, como lo apodaban, marcó 15 goles y solo es superado en el listado por el alemán Miroslav Klose.

Ronaldo tuvo una espectacular Copa Mundial, en 2002, en Corea del Sur – Japón. En la final, contra Alemania, el brasileño marcó los dos goles que convirtieron a Brasil en el primer y, hasta ahora, único pentacampeón.

El primer gol en aquel duelo lo anotó Ronaldo, en el minuto 67. Rivaldo hizo un disparo desde fuera del área. El portero Oliver Kahn no pudo retener el balón y Ronaldo, como excelente delantero que siempre fue, golpeó la pelota y esta entró en las redes. La segunda anotación cayó en el minuto 79 y fue más espectacular. Ronaldo recibió el balón fuera del área, se acomodó, pateó y el balón penetró en la portería, cerca del poste izquierdo.

ALCIDES GHIGGIA, UNO DE LOS HÉROES DEL MARACANAZO

“El Maracanazo” está en la historia como uno de los momentos sublimes del fútbol uruguayo. Nadie esperaba que aquella selección pudiera detener a los súper favoritos brasileños, en el partido final de la Copa de 1950.

Los locales tomaron ventaja de 1-0 y todo parecía acabado; sin embargo, los uruguayos empataron. Luego, en el minuto 79, Alcides Edgardo Ghiggia lanzó un potente disparo que entró entre el portero Barbosa y el poste. Este gol silenció por completo al estadio “Maracaná”, de Río de Janeiro y convirtió a Ghiggia en el héroe de uno de los partidos más recordados de todos los tiempos.

Lea el artículo completo en PanamericanWorld

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.