Tres razones para entender el boom del pádel

Mientras otros deportes vivían momentos bajos históricos, por causa de la pandemia del coronavirus, el pádel ha tenido un extraordinario boom, en varias partes del mundo. Las razones de este creciente interés son fáciles de entender: para jugarlo no es necesario tener tanta destreza física o técnica como otras modalidades similares, pueden participar varias personas manteniendo el distanciamiento y solo es necesario una cancha, pelota y una buena pala. A día de hoy, la mejor opción para comprar una pala de pádel es en Padelzoom, debido a que dispone de un amplio comparador de precios de las mejores tiendas online.

No es exagerado afirmar que el pádel se reinventó el último año. Las cifras confirman el espectacular crecimiento. En la actualidad este deporte se practica en los cinco continentes y existen pistas en casi 60 países. La mayor cantidad de pistas están en España y Argentina, las dos naciones líderes en este deporte

En España el boom ha sido impresionante. De acuerdo con datos del Consejo Superior de Deportes, desde 2019 el pádel superó al tenis, al menos en cuanto al número de licencias federativas. Se calcula que hoy practican pádel más de dos millones de jugadores aficionados en España.  ¿Qué explica este auge del pádel? ¿Podrá mantenerse el crecimiento una vez haya descendido el impacto de la pandemia?

No es un deporte de contacto

El pádel es un deporte seguro y esto no es poco, teniendo en cuenta que llevamos más de un año en medio de una terrible pandemia. Al no existir contacto, pues lógicamente hay menos peligro de contagio. Las dimensiones de la pista de juego son generosas (10 metros de ancho por 20 de largo) y en ella estarán, como máximo, cuatro personas, cuando juegan en pareja.

Un deporte para todos

El pádel no es que sea un deporte extremadamente sencillo de jugar; pero, a diferencia de otras especialidades, pueden practicarlo desde jóvenes hasta las personas de edades más avanzadas. Sus reglas son sencillas y fáciles de aprender. Además, es un deporte para todo tipo de públicos, tanto para expertos como principiantes.

No necesita muchos accesorios

Para jugar al pádel solo es necesario una pala, una pelota y una cancha, aunque lógicamente también existen otros accesorios que facilitan el juego, como zapatillas y un vestuario especial. Cada uno de estos ítems ha evolucionado notablemente, gracias a los avances tecnológicos. Las canchas ya no suelen ser de paredes de cemento y esto ha incidido en que se reduzca el riesgo de lesiones. Ahora la mayoría son de césped sintético y blíndex.

Mientras que existen diversos tipos de palas, de acuerdo con las necesidades de cada jugador. Están las de forma redonda, de lágrima y de diamante. Las de formato redondo ofrecen al jugador mayor control y precisión y son ideales para los que se inician en el pádel. Las de lágrima combinan el formato redondo y el de diamante y permiten un mayor equilibrio entre potencia y control. Por último, las de forma de diamante son las más completas para aquellos que buscan darle más potencia a sus golpes.

¿Pasará la moda del pádel?

Una de las dudas más frecuentes entre los amantes del pádel es si el boom experimentado en 2020/2021 terminará, una vez que la vida retorne a algo parecido a la “vieja” normalidad. No luce un escenario probable. Miles de personas han quedado deslumbradas con este deporte, que ayuda tanto en lo físico como en lo mental. Cuando sea posible socializar todavía más, en realidad, el pádel puede experimentar un boom todavía más grande que el actual.

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *