El pádel se erige como el deporte de la pandemia

La pandemia del coronavirus ha afectado notablemente al universo deportivo. La lista de eventos pospuestos ha sido inmensa, desde los Juegos Olímpicos hasta la Eurocopa y la Copa América de fútbol. Los estadios, en todos los continentes, han quedado vacíos, con aplausos y gritos mecánicos, para que la sensación de soledad no sea todavía más apabullante. En medio de esto desolador panorama, hay un deporte que ha logrado aprovechar la “nueva normalidad”: el pádel.

La práctica del pádel ha crecido extraordinariamente en Europa, después del confinamiento. Esta es una excelente noticia para las empresas que gestionan las pistas y también para muchas tiendas de pádel de calidad en España, que han visto cómo aumenta el interés por sus productos. De acuerdo con la Federación española de pádel, existen a día de hoy más de 70.000 licencias federativas; mientras, el total de clubes federados, en todo el país, supera los 1.300.

La combinación de varios elementos explica el crecimiento del total de practicantes y las canchas siempre llenas. En primer lugar este es un juego en el que no tienes que ser un gran atleta para practicarlo. En el pádel profesional por supuesto que la exigencia física es enorme y los partidos son intensos y muy rápidos, por lo que es imprescindible estar en excelente forma; sin embargo, en el pádel amateur la situación es diferente. En la actualidad es practicado por personas de diversos grupos etarios y formas físicas. Este juego no solo ayuda al cuerpo, sino también a la mente, ya que contribuye a liberar estrés.

Los otros elementos están vinculados con el contexto en el que hemos estado viviendo en el último año. En tiempos de pandemia, las ofertas de ocio han disminuido notablemente. A esto se suman las restricciones de viajes y las prohibiciones de practicar deportes de equipo. Además, tampoco podemos olvidar que, por las propias características del juego de pádel, es una de las modalidades menos riesgosas de contagio por el virus, ya que no se trata de un deporte de contacto, ni siquiera cuando se juega en parejas.

En Zaragoza, por ejemplo, el auge del pádel ha sido tan grande que es difícil encontrar espacio disponible en una pista. Ante esta situación es común que las personas recurran a aplicaciones móviles, como Playtomic. Con ellas tienen la posibilidad de reservar con antelación la pista y también pueden hasta encontrar compañeros de juego, en dependencia del nivel que tenga cada cual.

A nivel profesional, el World Padel Tour, en 2020, tuvo que detenerse, como sucedió con todas las grandes competiciones; pero los mejores jugadores de pádel del mundo retornaron al torneo en junio. Para la edición de 2021 todavía no está definido el calendario, aunque se espera que arranque a finales de marzo o principios de abril. Como novedad muy interesante este año, el World Padel Tour, de conjunto con la empresa valenciana Ultimate Padel Company, organizará seis torneos de menor categoría, llamados Challenger. En ellos competirán jóvenes prospectos del pádel.

El interés por el pádel promete seguir en ascenso en 2021. La cobertura mediática de los principales eventos aumentará, las pistas seguirán llenas y las tiendas especializadas tendrán el reto de diversificar sus catálogos, con productos para todo tipo de jugadores.

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

2 comentarios en «El pádel se erige como el deporte de la pandemia»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *