El minuto 89 de Lionel Messi

Después de diez días de un evitable culebrón, ya sabemos que Lionel Messi tendrá, en poco menos de un año, la despedida que merece el mejor jugador en la historia del Barcelona: en el minuto 89, Ronald Koeman (si todavía siguiera en el banquillo) lo retirará del Camp Nou para que el público le otorgue el aplauso merecido a la mayor leyenda culé de todos los tiempos.

Creo que de este roce de intereses salieron perdiendo todos. En primer lugar, el Barcelona. En doce meses se despedirá de su mejor jugador…gratis. ¿Alguien realmente cree que Bartomeu & Koeman lograrán cambiar la idea del argentino y que este firmará una extensión de contrato? Ni en sueños. El rencor de la «Pulga» hacia el (todavía) presidente del club es muy evidente.

Mientras, la imagen de Messi se ha visto muy dañada. Un capitán que abandona el barco cuando este se hunde. No da la cara. Hace que sus abogados envíen un «burofax». No es la manera de conducirse un líder; pero ya sabemos que este nunca ha sido el punto fuerte del argentino.

Messi jugará una temporada más (la última), porque esencialmente no le queda más remedio. En la entrevista a Goal dijo que fue para no llevar a juicio al club de su vida; pero para todos queda claro que en esa batalla tendría las de perder.

¿Cuál pudo haber sido la mejor decisión? Buscar un cambio por varios jugadores para reconstruir al Barcelona. Ahora. ¿Los fanáticos habrían llevado a la hoguera a la junta directiva? Probablemente sí; pero esos mismos fanáticos, ¿creen que con un Messi desmotivado, podrán mejorar los resultados la venidera temporada? Desde el día 1 comenzarán las especulaciones sobre cuál será el futuro equipo de Messi. Eso no beneficiará en nada al club.

Messi lleva 20 años en el Barça. Quiere ganar en otra liga. Cree que puede hacerlo en la Liga Premier (yo también lo creo) y luego cerrar su brillante carrera en una liga menor, pero en la que pueda aumentar su ya enorme fortuna. No es el primero ni será el último.

LAS FRASES IMPERDIBLES DE LA ENTREVISTA DE MESSI

“Mandar el burofax era hacer oficial que me quería ir y que quedaba libre y que el año opcional no lo iba a usar. No era para montar un lío, ni para ir en contra del club, sino la manera de hacerlo oficial porque mi decisión estaba tomada”

“Lo que ellos dicen es que no lo dije antes del 10 de junio, pero estábamos en mitad de todas las competiciones y no era el momento”

“El presidente siempre dijo que yo al final de temporada podía decidir si me quería ir o si me quería quedar y al final no terminó cumpliendo su palabra”

“Voy a seguir en el club porque el presidente me dijo que la única manera de marcharme era pagar la cláusula de 700 millones, que eso es imposible, y que luego había otra manera que era ir a juicio. Yo no iría a juicio contra el Barça nunca porque es el club que amo”

“Creía que el club necesitaba más gente joven, gente nueva y pensaba que se había terminado mi etapa en Barcelona sintiéndolo muchísimo porque siempre dije que quería acabar mi carrera aquí”

“La verdad que hace tiempo que no hay proyecto ni hay nada, se van haciendo malabares y van tapando agujeros a medida que van pasando las cosas”

“Me quería ir porque pensaba en vivir feliz mis últimos años de fútbol. Este último no encontré la felicidad dentro del club”

“Me dolió cuando se puso en duda mi amor por este club. Por más que me vaya o me quede, mi amor por el Barça no va a cambiar nunca”

“Voy a seguir en el Barça y mi actitud no va a cambiar por más que me haya querido ir. Voy a dar lo mejor”

“Yo lo pasé mal en el año, pero es hipócrita decir eso si lo comparas con la gente que lo ha pasado mal de verdad con el virus, con la gente que ha perdido familiares y que ha perdido muchas cosas”.

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: