Bayern Múnich, campeón real frente a un público virtual

El Bayern Múnich cumplió todos los pronósticos y se proclamó, por octava ocasión de manera consecutiva, campeón de la Bundesliga. Este fue el trigésimo título de esta fortísima competición para el emblemático club que afrontará, ahora, otro reto pos-COVID-19: ganar el “Plan Lisboa”, o sea, conquistar por sexta vez en su historia la Liga de Campeones de la UEFA.

Después de no pocas dudas, la UEFA finalmente llegó a un consenso para organizar, en Lisboa, la capital de Portugal, la “Final entre Ocho” del torneo de clubes más prestigioso del mundo. Este certamen despierta un enorme interés entre los amantes del fútbol que, tras el parón obligatorio por la pandemia, buscan nuevas opciones para apostar por la Champions y por otras competiciones futbolísticas que ya reanudaron su calendario. Un buen sistema para los que no se han decidido por alguna plataforma en específico es trabajar con guías de apuestas que facilitan mucho el camino.

Estas guías son útiles, porque ofrecen acceso a los amantes del fútbol a información de primera mano que, luego, les permitirá adoptar las mejores decisiones cuando tengan que optar sobre dónde colocar su dinero. Mientras más conocimiento tenga la persona, más opciones tendrá de acertar en su pronóstico. Además, las guías explican los sitios de apuestas deportivas que más opciones ofrecen, desde bonos de apertura hasta facilidades de depósitos y retiro de dinero, por lo que son una herramienta imprescindible a día de hoy.

LA CASA DE LA UEFA: “PLAN LISBOA”

El Bayern Múnich venció al Chelsea por 3-0 en el partido de ida de octavos de final, así que tiene prácticamente garantizado un cupo a los cuartos de final; aunque lógicamente tendrá que celebrar el partido de vuelta contra los “Blues”, en una sede que todavía está por definir.

La UEFA propuso una sede neutral, en un estadio portugués, el 7 u 8 de agosto, pero quedará por ver dónde se celebra ese duelo. Lo que sí está definido es que los ocho clubes que avancen (ya están seguros Paris Saint-Germain, RB Leipzig, Atalanta y Atlético de Madrid) se enfrentarán, a partido eliminatorio único, en el Estádio do Sport Lisboa e Benfica y el Estádio José Alvalade de Lisboa, entre el 12 y el 15 de agosto.

Luego vendrán las semifinales (18-19 de agosto) y la gran final, el 23 de agosto, en Lisboa. Estambul luchó hasta el último momento para mantener la sede de la final; pero la UEFA prefirió Portugal, uno de los países europeos menos golpeado por la pandemia.

El Bayern es uno de los grandes candidatos al título; pero, contradictoriamente, el hecho de ganar con tanto tiempo de antelación la Bundesliga, puede ser un elemento que juegue en su contra. En dos semanas concluirá la liga local y quedará la final de la Copa Alemania, ante el Bayer Leverkussen. Después de eso, los jugadores del Bayern tendrían dos meses sin actividad. Por tanto, el DT Hans-Dieter Flick y su cuerpo técnico tendrán que innovar para mantener a sus futbolistas en las mejores condiciones físicas. Claro, si lo lograron durante el confinamiento, ¿por qué sería diferente ahora, cuando habrá más oportunidades de entrenamiento colectivo?

LOS VAIVENES DEL BAYERN TERMINARON COMO SIEMPRE: CON EL TÍTULO

Después de vencer al Werder Bremen, los jugadores del Bayern celebraron el octavo título consecutivo de la Bundesliga de la manera más extraña en la historia: ante las gradas vacías. Esta liga fue la primera de las grandes que retomó la competición, con estrictas medidas de seguridad que demostraron ser efectivas. Luego, estos protocolos fueron imitados por las otras ligas europeas. Una de estas medidas fue celebrar los encuentros sin presencia de público, para evitar posibles contagios con un virus que es “especialista” en esparcirse con “éxito” entre las grandes multitudes. Escuchar los gritos de los futbolistas, intercalados con sonidos digitales, tipo videojuego FIFA, entra dentro de las rarezas de un año caótico.

La temporada comenzó muy mal para el Bayern. Su rival más fuerte en la Bundesliga, el Borussia Dortmund, reforzó su nómina, con el arribo de Julian Brandt y el “cambio de uniforme” de Mats Hummels. Mientras, el Bayern se quedó sin Arjen Robben y Franck Ribery.

En la primera parte del campeonato, el Bayern estuvo a la deriva. La escandalosa goleada por 1-5 ante el Eintracht Frankfurt llevó al despido de Niko Kovac, cordialmente odiado por no pocos en el banquillo. La llegada de Hans-Dieter Flick dio nuevos aires al equipo; aunque llegaron dos reveses más que hundieron al club en el séptimo puesto. No obstante, hubo tiempo para la recuperación y el Bayern quedó a solo cuatro puntos del RB Leipzig en la pausa invernal.

En la segunda ronda, el Bayern fue invencible y alcanzó la cima de la tabla cuando faltaban 14 jornadas por disputar. Nunca más la perdió. Tras el regreso al juego, los bávaros ampliaron su ventaja y la victoria por 1-0 sobre el Dortmund fue el golpe de gracia. 30 títulos, 22 más que el Dortmund, su más cercano perseguidor.

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: