Dueños vs. Peloteros: guerra en el béisbol por un puñado (de millones) de dólares

Pedro Martínez puede considerarse el mejor lanzador latinoamericano en la historia de las Grandes Ligas. El dominicano creo que es uno de los pocos que ha tenido una aproximación con la que concuerdo sobre la “batalla” entre propietarios y peloteros. En la mesa de discusión está no solo el futuro de la temporada 2020 de las Mayores; pero ambas partes parece que no se enteran de esto.

El miembro del Salón de la Fama no está del lado de los propietarios, tampoco de los jugadores, sino de la “tercera parte” que parece no tenerse en cuenta en las negociaciones entre grupos de millonarios: los fanáticos.

“Espero que tengan en cuenta quién paga nuestros salarios y las personas por nosotros y cuán importantes son las personas y al menos (a ver si) doblan un poco el brazo para tratar de encontrar un punto medio para las negociaciones”, aseveró Pedro El Grande, durante el “Almuerzo de NBCSN”. Imposible no concordar con el dominicano.

Mientras más leo sobre los puntos que defiende cada parte, menos entiendo. Las propuestas de los propietarios y de los jugadores han sido cordialmente vetadas por la contraparte, que se considera perjudicada. Los peloteros quieren más partidos y más salario; mientras, los dueños dicen que pierden demasiado dinero con cada desafío, así que aspiran a una “mini” temporada de…48 juegos.

El analista de ESPN Jeff Passan hizo un artículo muy completo sobre este tema y, si nos guiamos por los números que compartió este reconocido periodista, la distancia entre las posiciones del Sindicato de Jugadores y de los dueños es de aproximadamente 524 millones de dólares.

En un contexto en el que Estados Unidos atraviesa una fortísima crisis por la COVID-19 y otras ligas profesionales anuncian planes para retomar la temporada (NBA) y comenzar los entrenamientos (NFL), el hecho de que los millonarios dueños y el Sindicato estén cada vez más lejos solo puede tener un resultado: cancelación de la campaña y un daño enorme a la imagen de la MLB.

26 años atrás, la huelga que cortó la temporada provocó una grave crisis en Grandes Ligas. Supuestamente solo el duelo de jonrones “con esteroides” entre Sammy Sosa y Mark McGwire revivió el interés y trajo de vuelta a los fanáticos a los estadios; pero, si ahora finalmente quedara cancelada la temporada, entonces la catástrofe sería incalculable. ¿Siguen peleados por 524 millones de dólares? Saquen las cuentas de lo que perderían si el que realmente paga los salarios, con toda razón, les diera la espalda.

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *