Magnus Carlsen, un rey invicto, pero no invencible

La última vez que Magnus Carlsen perdió una partida de ajedrez clásico fue 500 días atrás. En el torneo de Biel 2018, el azerí Shakhriyar Mamedyarov superó al prodigio noruego. Después de esa aciaga jornada, el campeón mundial ha eslabonado una impresionante cadena de 107 cotejos consecutivos sin perder y en 2020 podría romper el récord de 110, que está en poder de holandés Sergei Tiviakov.

Nunca antes en su exitosa historia ajedrecística Carlsen había concluido un año sin inclinar su rey (en una partida clásica); además, continúa liderando ampliamente el ranking universal; sin embargo, el campeón mundial despide 2019 con algunas preocupaciones de cara a 2020, cuando defenderá su corona en un match.

Hasta agosto, Carlsen fue considerado invencible en matches de partidas rápidas/blitz. Recordemos que por este sistema de juego ganó dos matches por el título, ante Sergey Karjakin y, luego, frente a Fabiano Caruana. Durante 12 años, el prodigio noruego no perdió nunca un desempate en partidas rápidas/blitz. Por tanto, para todos fue sorpresivo que en tan solo cuatro meses Carlsen perdiera ¡tres matches! rápidos/blitz de manera consecutiva

El primer fracaso fue ante el chino Ding Liren, en la discusión del primer lugar de la Copa Sinquefield, en San Luis. Liren ha tenido un año espectacular y creo que es el ajedrecística con más opciones de convertirse en retador de Carlsen. Luego, el noruego cedió frente a Wesley So en el Campeonato Mundial Fischer Random y, en el cierre, cayó ante Maxime Vachier-Lagrave en el match rápido/blitz de la final del London Chess Classic.

¿Una preocupante tendencia? Quizás no, pero al menos la idea de invencibilidad de Carlsen con pocos minutos en el reloj, forma parte del pasado.

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *