Top 10 de atletas de Cuba en 2016…un ranking inclusivo

Escribir que el deporte cubano está en crisis no es nada nuevo. Los resultados en modalidades individuales y colectivas han descendido estrepitosamente en el último lustro, la política de contrataciones en ligas profesionales no ha detenido el éxodo de atletas y, para completar el nada agradable cuadro, este año cinco de los mejores voleibolistas que jugaban en la selección nacional fueron condenados a penas en prisión en Finlandia, por violar a una mujer.

A pesar de todos estos problemas, la delegación cubana que intervino en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro cumplió una buena actuación, al finalizar en la decimoctava posición de la tabla general, con 11 medallas, cinco de ellas de oro.

Les propongo realizar un recorrido por los deportistas cubanos que más brillaron en 2016. En este listado tienen un espacio seguro los campeones olímpicos de Río, pero también hay lugar para estelares peloteros como Aroldis Chapman y Alfredo Despaigne y el Gran Maestro Leinier Domínguez, considerado el mejor ajedrecista de Iberoamérica.

MIJAÍN LÓPEZ (LUCHA GRECORROMANA)

Por tercera ocasión consecutiva, el fornido luchador, del estilo grecorromano, fue el abanderado de una delegación olímpica cubana en una ceremonia de apertura. Sin dudas fue la figura más seguida de Cuba en los Juegos de Río y, sobre el colchón, mostró una superioridad total, ya que ni siquiera permitió un punto a sus rivales. Inolvidable resultó el combate final, ante el turco Riza Kayaalp, porque López aplicó una espectacular técnica de ataque que derrumbó al único contrario que ha podido vencerlo en más de un lustro. El tercer título olímpico de Mijaín lo ratifica como una de las leyendas más grandes del deporte en el país caribeño.

IDALYS ORTIZ (JUDO)

La campeona olímpica de Londres fue considerada como una de las favoritas en la división de más de 78 kilogramos en Río. Su camino a la discusión del título no fue nada fácil, pero ella se las arregló para incluirse en la final, frente a la francesa Emil Andeol. Ese fue un combate muy intenso que tuvo que decidirse en tiempo extra, donde la europea logró la acción que dejó en plata a la cubana. Además de esta medalla, Ortiz ganó el torneo Máster de México y los Grand Prix celebrados en La Habana, Mongolia y Kazajstán.

JULIO CÉSAR LA CRUZ (BOXEO)

Sus seguidores le dicen “la sombra”, porque sobre el cuadrilátero este hombre, que pesa 81 kilogramos, es incapturable. Le baja la guardia a sus rivales y, cuando estos se desesperan, él aprovecha y golpea. Este estilo de pelea es polémico, pero le ha dado muy buenos resultados a La Cruz, quien logró en los Juegos de Río el único título que faltaba en su exitosa carrera. Como parte de la franquicia Domadores de Cuba, La Cruz ganó los cinco combates en los que intervino y contribuyó a que el equipo triunfara en la VI edición de la Serie Mundial de Boxeo.

ROBEISY RAMÍREZ (BOXEO)

Este boxeador logró en Río un récord olímpico: nunca antes en la historia del pugilismo un peleador había conquistado dos coronas en citas estivales antes de cumplir 23 años. Ramírez lució muy bien en la urbe sudamericana y en el combate final protagonizó una intensa batalla ante el prometedor estadounidense Shakur Stevenson a quien venció por decisión de 2-1. En la Serie Mundial, Ramírez triunfó en sus cuatro presentaciones y también contribuyó al éxito de los Domadores.

ARLEN LÓPEZ (BOXEO)

Este boxeador, de los 75 kilogramos, campeón mundial en Doha 2015, ratificó su gran favoritismo en su división y triunfó inobjetablemente en Río. A esta brillante actuación se suma su paso arrollador en la Serie Mundial, donde impuso, con seis, un récord de victorias antes del límite de los cinco asaltos. Por tanto, López cerró 2016 en la cima del ranking mundial, con 14 éxitos, sin fracaso.

ISMAEL BORRERO (LUCHA GRECORROMANA)

Este luchador, del estilo grecorromano, fue una de las sorpresas de la delegación cubana en Río. Su rapidez sobre el colchón y la impecable técnica le permitieron vencer, con amplia diferencia, a todos los rivales.

AROLDIS CHAPMAN (BÉISBOL)

El lanzador más rápido en la historia de las Grandes Ligas logró su primer anillo de campeón de Serie Mundial. La temporada comenzó mal para Chapman, ya que por el incidente de violencia doméstica en que se vio envuelto estuvo suspendido el primer mes del campeonato con los Yankees. Luego, a mitad de campaña, la directiva de los Mulos de Manhattan decidió enviar al cubano a los Cachorros de Chicago, de la Liga Nacional. De seguro Chapman agradeció el traspaso, porque pudo cerrar partidos para el mejor equipo de 2016. Luego, en el Clásico de Otoño, ante los Indios de Cleveland, el cubano tuvo actuaciones muy destacadas, especialmente en el quinto y sexto partido de esa serie; además, fue el ganador del séptimo desafío en el que los Cachorros dejaron atrás la “maldición de la cabra” y obtuvieron su primera corona en 108 años. En total, en la temporada 2016, Chapman salvó 36 partidos y ponchó a 90 bateadores, en 58 innings.

ALFREDO DESPAIGNE (BÉISBOL)

En su tercera temporada en la Liga profesional japonesa, con el Chiba Lotte Marines, el slugger cubano logró sus mejores números en esa exigente competición. Participó en 134 partidos, conectó 24 jonrones e impulsó 92 carreras. Tuvo un promedio ofensivo de 280, un slugging de 480 y un OBP de 361. Con estas cifras probablemente se haya ganado un nuevo contrato millonario en suelo asiático.

Lea TODO el artículo en PanamericanWorld

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido