En Holanda: jugamos como nunca…y perdimos como siempre

¿El problema es del cuerpo técnico de la selección nacional?
¿El problema es del cuerpo técnico de la selección nacional?

Duele reconocerlo, pero el terreno ha dicho la última palabra: el equipo cubano de béisbol parece incapaz de lucir bien en un torneo. No importa quién esté como director, ni cómo se estructure la alineación, ni la calidad del rival. El problema, amigos, es de fondo y solo la ceguera triunfalista—¿y oportunista?—impide ver la magnitud del declive.

El debut de la selección dirigida por Víctor Mesa en la Semana beisbolera de Haarlem fue el peor posible. Enfrentaron a un débil equipo puertorriqueño, con algunos jugadores de AA… y los cubanos poco pudieron hacer ante lanzadores sin gran velocidad, aunque con mucho control.

Fui de los que pensó que con Víctor—mi principal ídolo del béisbol—en el banco, desaparecería la improvisación e incluso habría un poco más de motivación en el equipo. En el publicitado tope contra Estados Unidos, en el estadio “Latinoamericano”, Mesa probó varias alineaciones; sin embargo, la que utilizó en Haarlem no funcionó.

No entendí:

– La utilización de Rudy Reyes como segunda base regular. Por favor, este pelotero es de los más sobrevalorados en Cuba. En la Serie Nacional no defiende esa almohadilla y contra los boricuas falló en momentos importantes. ¿Cómo entender que con 16 defensores de la segunda base en el campeonato cubano haya que recurrir a un improvisado?

– Ismel Jiménez como relevista. ¿No era uno de los cinco abridores del equipo? ¿No llevaron a relevistas? ¿Por qué la improvisación? Esas mismas preguntas se hicieron dos décadas atrás especialistas y fanáticos; pero al menos en esa época había mejores jugadores en Cuba y se ganaban los certámenes.

– El cuarto bate Alfredo Despaigne está sumido en un largo slump. En los duelos contra Nicaragua no estuvo bien; contra los norteamericanos desapareció dos pelotas, pero su promedio fue bajo y en Holanda siguió sin ver sliders, rectas…

Salvable:

– Frederich Cepeda volvió a demostrar que es el mejor pelotero de Cuba. Ninguno más completo que él para lidiar con situaciones donde se necesita un batazo. Lástima que Yuliesky Gourriel se haya quedado estancado en el primer Clásico Mundial. Me parece probable que Víctor coloque finalmente a José Dariel Abreu en el tercer turno al bate y termine por enviar a Gourriel al sexto.

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido