¿Cobrarán los NBA por jugar en Londres 2012?

El Dream Team ganó en Beijing, ¿repetirá el resultado en Londres?
El Dream Team ganó en Beijing, ¿repetirá el resultado en Londres?

Ray Allen lanzó la primera piedra y Dwayne Wade la agarró en el aire: ¿por qué los jugadores de la NBA que intervendrán en la Olimpiada de Londres, en agosto de 2012, no cobran un sueldo?

De acuerdo con el multimillonario jugador de los Miami Heat, “hacemos muchas cosas por las Olimpiadas, como por ejemplo vender camisetas, y jugamos todo el verano, por lo que creo que deberíamos tener una compensación”. Tal vez le faltó decir de cuánto sería el monto, teniendo en cuenta que los 12 jugadores del próximo “Dream Team” probablemente ganen, entre todos, más de 120 millones de dólares, cada año.

Wade parece estar muy preocupado por la “gran cantidad de partidos” que tendrá que jugar. “Acabas la temporada y ya tienes la concentración de la selección”, aclaró, pero tal vez olvidó un pequeño dato: las Olimpiadas son cada 4 años; aunque para la muy ocupada estrella luce difícil abrir un hueco en su agenda y ayudar a que su país gane un nuevo título en las citas estivales. En Beijing 2008, Wade fue el máximo anotador de un equipo liderado por Kobe Bryant.

Las “dudas” de Allen y Wade se sumaron a las del polémico propietario de los Dallas Mavericks, Mark Cuban, quien aseguró que los dueños también debían recibir compensación y se opuso a prestar a “sus” jugadores “a cambio de nada”.

El principal directivo de USA Basketball, Jerry Colangelo, de seguro quedó sorprendido por esas declaraciones y la sorpresa pasó a la preocupación, por eso dio a conocer una declaración—muy ingenua, pienso yo— donde dijo que él pensaba que todos los jugadores iban encantados a los Juegos. Luego agregó que el dinero generado por la participación del “Dream Team”, a partir de la venta de camisetas y de derechos de televisión, iba a los programas de desarrollo de la Federación, “de donde vienen la mayoría de jugadores”.

Probablemente sea ese dinero el que Allen y Wade quieren recibir. ¿Romanticismo? ¿Orgullo por defender los colores de su país? Para algunos estas son ideas atrasadas que no tienen cabida en la segunda década del siglo XXI. Ojalá queden otros que piensen diferente…

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido