Reverencia ante el rey LeBron y los Miami Heat

LeBron James sufrió, pero al final logró que los Bulls se inclinaran ante el Heat
LeBron James sufrió, pero al final logró que los Bulls se inclinaran ante el Heat

Durante los “primeros” 45 minutos del quinto partido de la final de la Conferencia del Este, parecía que el Chicago Bulls extendería la serie al sexto partido ante el Miami Heat; pero a partir de allí ese equipo “olvidó” cómo jugar al baloncesto y el MVP de la temporada regular, Derrick Rose, volvió a fallar tiros importantes.

Del resto se encargó el duo LeBron James-Dwayne Wade. Estas dos estrellas lideraron el impresionante rally de 18-3 en esos tres minutos fatídicos para Chicago y por segunda vez en la historia de la franquicia, el Heat jugará una final de la NBA, curiosamente frente al mismo rival de 2006: los Dallas Mavericks.

¿Cómo se sentirá Rose después de su desastrosa actuación en la serie contra Miami? Supongo que muy mal, porque falló el tiro en los segundos finales del cuarto partido que hubiera empatado el play off; luego, erró un tiro libre vital para su equipo y tampoco pudo encestar el triple que hubiera enviado el quinto desafío al tiempo extra. Pero Rose no estuvo solo en el capítulo de decepciones, porque junto a él aparecen Joakim Noah y Carlos Boozer quienes, increíblemente, vieron los instantes conclusivos del encuentro…desde la banca.

Cuando comenzó la temporada 2010-2011 fui muy escéptico con la millonaria inversión del Heat, al reunir a Chris Bosh, con LeBron y Wade. Pensé que los egos derrumbarían al Heat y durante parte de la campaña el equipo lució impreciso, perdió partidos ante rivales inferiores; pero en la medida en que el famoso tridente se compenetró más, no era un secreto que ellos serían difícil de derrotar en los play offs, especialmente por la experiencia en postemporada que acumulaban Wade y James.

Creo que el único contrario que podía detener al Heat era el Boston Celtics; sin embargo, Miami pasó con una sorpredente facilidad (en solo cinco juegos) sobre los veteranos Celtics y el camino parecía abierto. No obstante, lucieron muy mal en el inicio de la serie contra Chicago; pero a partir de allí el tridente reajustó su funcionamiento y los aciertos del rey LeBron y los constantes errores de los Bulls colocaron al Heat en la final.

En 2006 Dallas Mavericks ganó los dos primeros desafíos y llegó a tener una ventaja apreciable en el tercer duelo; pero el Heat, con el liderazgo de Wade, revirtió el resultado. ¿Qué esperar ahora en esta final? Será un fortísimo duelo entre la variada ofensiva de los Mavs y la férrea defensa del Heat. Por lo menos una cosa me parece segura: el campeón de la NBA no se decidirá en menos de 6 partidos.

Box Score del 5to juego: Miami  83-80 Chicago

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido