Impresiones opuestas en la mitad de una partida olímpica

El equipo masculino no ha mostrado su mejor nivel
El equipo masculino no ha mostrado su mejor nivel

En muy pocas ocasiones un equipo con más derrotas que otro recibe una mejor calificación en su desempeño; pero así ha sucedido con la selección femenina cubana que, a pesar de sus dos fracasos consecutivos en la Olimpiada de ajedrez, ha dejado una impresión más completa que el plantel masculino.

¿Explicación? Las chicas han tenido que enfrentar a rivales con un ELO promedio muy superior y a pesar de esto han estado muy cerca de, al menos, igualar los matches ante Ucrania y Rusia 2. Además, sus victorias contra Vietnam y Suecia fueron muy convincentes. Con seis puntos de 10 posibles, ellas aparecen en la vigésimo sexta posición; aunque este lugar podría mejorar notablemente en las siguientes rondas si ellas mantuvieran el nivel mostrado hasta el momento.

Frente a las ucranianas resultó muy importante el triunfo de Sulennis Piña, de 2322 de ELO, sobre Anna Ushenina, de 2466. La granmense obtuvo el punto, pues supo explotar al máximo el peón pasado por la columna E. De esa ronda—la cuarta—sobresalió también el empate de Lisandra Ordaz, 2359, ante Kateryna Lahno, de 2539; aunque los reveses de Oleiny Linares y Maritza Arribas inclinaron el match a favor de las europeas. El fracaso de la actual campeona nacional, Linares, de 2328, ante Natalia Zhukova, 2499, fue particularmente doloroso porque así acabó su invicto olímpico.

Al día siguiente hubo otra vez una cerrada lucha ante Rusia 2, de un ELO promedio de ¡2421! Yaniet Marrero reapareció luego de su jornada de descanso y continuó con su excelente desempeño al entablar frente a Olga Girya, 2414, Con 3,5 puntos de 4 posibles, la tunera ha sido la jugadora más destacada del equipo. No obstante, la derrota de Ordaz en el primer tablero le dio la victoria final a las rusas.
HOMBRES EN LA CUERDA FLOJA
Si las cubanas han tenido a rivales superiores, no ha sucedido así con los hombres. De sus 20 partidas, solo cuatro han sido ante ajedrecistas de un mayor ELO. Es cierto que apenas han perdido un encuentro; pero, lamentablemente, no supieron aprovechar su ventaja en coeficiente ante Italia, trigésimo puesto del ranking inicial de la Olimpiada, con 2583, por 2652 los cubanos.

El empate a dos puntos contra los italianos colocó a la selección nacional en la decimoctava posición. Un triunfo los hubiera situado entre los 12 primeros; pero ninguno de los cuatro hombres que alineó el capitán Reynaldo Vera pudo inclinar el rey de su contrario.
Leinier Domínguez, como era de esperarse, tuvo al rival más complicado: el joven Fabiano Caruana quien ya arribó a los 2700 de ELO. La división del punto fue, en este caso, un buen resultado; pero se esperaba mucho más de los otros. Por ejemplo, Lázaro Bruzón, de 2679, también firmó el empate contra Michele Godena, de 2551, una diferencia enorme de ¡128 unidades! en el coeficiente. Yuniesky Quesada regresó al tercer tablero—después de dos rondas consecutivas de descanso—y entabló frente a Daniele Vocaturo, 2581. Las mayores esperanzas estaban centradas en el cuarto tablero, pues Holden Hernández era favorito para derrotar al Maestro internacional, Sabino Brunello, de 2497. No pudo ser.

Las estadísticas muestran que los cubanos solo han perdido una partida—Fidel Corrales ante el ruso Sergei Rublevsky—; sin embargo, de los otros 19 encuentros, 12 culminaron en tablas y en esos empates, solo en tres ocasiones los contrarios—todos rusos—tuvieron un mayor ELO.
En la Olimpiada de Khanty-Mansisyk ya se han jugado cinco rondas. Restan seis y el primer paso de los cubanos para acercarse al objetivo de culminar entre los 15 primeros lugares será derrotar en su siguiente duelo a Bosnia Herzegovina, un equipo con un ELO promedio de 2574 y que cuenta como líder al Gran Maestro Iván Sokolov, de 2641.

RUSIA TAMPOCO CONVENCE
Su ELO promedio intimidaba: 2755. Muy pocos se atrevieron a mencionar otro favorito; sin embargo, al igual que ha sucedido en las últimas tres ediciones de la Olimpiada, el principal equipo masculino de Rusia no ha convencido y con ocho puntos ni siquiera aparece entre las cinco primeras posiciones. Algo similar le ocurre a la segunda selección rusa, con un ELO de 2702, que también cedió en la quinta ronda y descendió de los primeros lugares.

La gran sorpresa entre los hombres ha sido Georgia, ubicada en el vigésimo puesto del ranking. Con Baduur Jobava en el primer tablero, los georgianos han triunfado en sus cinco matches y Jobava, incluso, venció al líder mundial Magnus Carlsen. Junto a Georgia están igualados en la primera posición el actual monarca, Armenia y Hungría; aunque muy cerca de ellos se sitúan Ucrania y Holanda.

Entre las mujeres, Ucrania y Rusia 1 son las únicas selecciones invictas; sin embargo, ese empate en la cima podría romperse después del duelo en la sexta ronda.

Vea además:
Días casi perfectos para el ajedrez mundial
Una Olimpiada sin el campeón mundial

Publicado en Cubahora

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido