La defensa de los Dolphins detuvo a Favre

A sus 40 años volvió a lucir lento, su puntería estuvo ausente y para colmo de males, la defensa de los Miami Dolphins no le dio un minuto de respiro. Son demasiados partidos en su espalda, poco entrenamiento en el verano, a lo que se unió la falta de varios de sus jugadores principales de la línea ofensiva. Todo esto propició que Brett Favre tuviera su peor día como mariscal de campo de los Minnesota Vikings.

En todo 2009, cuando Favre ilusionó a los Vikings con el Súper Bowl y estuvo muy cerca de llevar a su equipo al partido más importante del año, solo lanzó en el Metrodome  dos intercepciones. En la tarde del domingo, ante los Dolphins, sus pases fueron interceptados en tres ocasiones; además, su rating de eficiencia como mariscal resultó casi ridículo: 44,3.

Una vez más la ofensiva de los Dolphins estuvo ausente, así que volvió a corresponderle a la unidad defensiva ganar el partido y lo lograron de una manera espectacular: detuvieron al corredor más temido (me parece mucho más completo que Chris Johnson) de la NFL, Adrian Peterson, en cuarto down, en la yarda uno, con pocos minutos por jugar y apenas cuatro puntos de ventaja en el marcador.

Los Vikings dejaron a los Dolphins en solo 226 yardas y esto es muy preocupante. Cierto que el equipo ha comenzado con 2-0 por primera vez desde 2002; pero la poca efectividad de Chad Henne, quien solo lanzó el balón en 14 oportunidades y conectó en 9, de seguro ha despertado no pocas dudas entre los seguidores de los Dolphins.

De las series ofensivas, quizás la única impresionante fue en la que Brandon Marshall capturó un pase de 46 yardas de Henne y luego los Dolphins escenificaron cuatro jugadas de wildcat (yo pensé que esta formación, que produjo pocos resultados en 2009, iba a desaparecer con Marshall) que concluyeron en un touchdown de Ronnie Brown.

DE LA SEGUNDA SEMANA
El partido que más esperaba terminó con una aplastante victoria de Big Manning sobre el pequeño Eli. Los dos hermanos, con un anillo de Súper Bowl cada uno, volvieron a enfrentarse y Peyton aplastó a Eli, por 38 a 14; además, los Jets dejaron atrás el desastre de la semana anterior, con un excelente triunfo sobre los Patriots, por 28 a 14; aunque probablemente la pérdida por lesión de Revis será muy dolorosa. Muy mal el inicio de los Cowboys, especialmente de su pateador que falló un gol de campo, en el cuarto final, que pudo empatar el partido.
Michael Vick regresó a la titularidad de la NFL y aunque frente a él tuvo a la pobre defensa de los Lions, no se puede negar que el “peleador de perros” tuvo una tarde magnífica, con 237 yardas aéreas, dos touchdowns y 37 yardas por tierra.

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido