Saramago en mi memoria

La muerte del Premio Nobel de Literatura, el portugués José Saramago, nos sorprendió a todos los que pasamos desde “El año de la muerte de Ricardo Reis” hasta “El Evangelio según Jesucristo” y a través de tantas obras monumentales aprendimos a admirar al gran escritor. El año pasado escribí este artículo, en la revista digital Cubahora y aunque se aparta del tema deportivo, creo que vale la pena recordar el vínculo entre el genial literato y su blog.

“José Saramago y el futuro de los blogs” (24/julio/2009)

El Premio Nobel de Literatura en 1998, el portugués José Saramago, uno de los autores más leídos en Cuba, cuida mucho el estilo con que escribe en su blog, “tanto como si fuera una página de novela”, le comentó al periódico argentino Clarín el multipremiado—y también polémico—escritor.

En su bitácora, Saramago aborda diversos temas, sobre todo los políticos—han sido habituales las críticas a Silvio Berlusconi, José María Aznar, Nicolás Sarkozy y, no podía faltar, George W. Bush—; además, también publica acerca de sus sentimientos, los libros que lee, de los amigos y el estado de su salud.

Saramago, desde su casa, en Madrid, España, actualiza semanalmente el blog y considera como positiva la irrupción de las bitácoras en Internet, porque “se escribe más”, aunque, al mismo tiempo “se está escribiendo peor”.

“La práctica del blog ha llevado a la escritura a muchas personas que antes poco o nada escribían. Lástima que muchas de ellas piensen que no merece la pena preocuparse por la calidad de estilo de lo que se escribe”, dijo el portugués en la entrevista al Clarín.
El Cuaderno de Saramago, título de su blog, atrajo tanto que el autor de novelas tan célebres como “Ensayo sobre la Ceguera” o “El Evangelio según Jesucristo”, quiso publicar un libro con todos los posts allí contenidos. La experiencia no es nueva; sin embargo, nunca antes un hombre reconocido en el mundo de las letras había tomado una decisión tan audaz.

Más de cinco mil ejemplares salieron a la venta del Cuaderno y no faltaron las controversias, especialmente en Italia, donde la editorial Einaudi, propiedad de Berlusconi, aclaró que no imprimiría la obra por los fuertes ataques que le dirige Saramago al actual primer ministro italiano y gran magnate de los dueños de comunicación. No obstante, el libro ya circula en ese país porque otra editorial se ofreció a comercializarlo.

Quizás la historia más publicitada de un blog convertido en éxito literario fue la de la iraquí, conocida por su seudónimo, Riverbend. Mientras las bombas norteamericanas caían sobre su ciudad, durante la invasión de 2003, ella se encargaba de contar esas atrocidades al mundo, mediante su blog “Bagdad en llamas”. Por tres años continuó escribiendo y luego llevó las narraciones a un libro de enorme valor testimonial.

Los artículos publicados en los blogs cada vez tienen destinos más diversos. Riverbend los convirtió en un libro, Saramago hizo lo mismo y en Estados Unidos Joshua Karp, un habilidoso empresario de Chicago, intentó mantener el primer periódico impreso con contenidos publicados en blogs.

Karp llegó a un acuerdo con 300 blogueros para tomar sus posts y colocarlos en su The Printed Blog. El diario tuvo 16 números, se distribuyeron cerca de 80 mil ejemplares, siempre de forma gratuita; pero las cosas no le salieron bien a Karp porque no encontró suficientes anunciantes en las dos ciudades donde circuló el periódico, Chicago y San Francisco.

Esto no fue una sorpresa porque el descenso en la publicidad, principal fuente de ingreso de los medios y única de los diarios gratuitos que hoy pululan en el mundo, ha provocado enormes dolores de cabeza en los directivos y, por supuesto, también en los periodistas quienes han visto un aumento notable en la cantidad de despidos, dentro un sector ya golpeado por este problema.

Más allá del interés comercial prevaleciente en The Printed Blog, el experimento fue interesante porque intentó trasladar no solo el contenido de los blogs, sino también su diseño—una columna, todo muy corto, apenas tres páginas—a un formato impreso. Fracasó; pero el auge indiscutible de los blogs como una vía cada vez más importante de información entre los usuarios, deja la puerta abierta para una repetición, quizás mejor pensada, de un nuevo “blog impreso.

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido