jueves, julio 25Un espacio para todos los deportes

Los Jefes de Kansas City mandaron en el Super Bowl LVII

Las Águilas de Filadelfia se unieron a los Falcons de Atlanta como los únicos equipos en la historia del Super Bowl que terminaron perdiendo 38-35 el partido más importante del año después de llegar al medio tiempo con ventaja de 10 puntos. Los fanáticos ahora culpan a la cuestionable penalidad (agarrando) que recibió la defensiva, en los instantes finales del encuentro; pero, en realidad, los titulares deberían ser para los Jefes de Kansas City, el equipo más dominante en la NFL en los últimos cinco años.

El mariscal de campo Jalen Hurts anotó 3 TD, por lo que igualó un récord para esa posición y también empató la marca de mayor cantidad de TD por tierra en el Super Bowl; sin embargo, esto no fue suficiente. Las Águilas estuvieron delante 24-14, pero no pudieron contener a la ofensiva de los Jefes. Kansas City, en la segunda mitad, anotó puntos en cada una de sus posesiones, incluido el gol de campo en los segundos finales que decidió el partido.

Los aplausos para Patrick Mahomes. El MVP del Super Bowl entró en los libros de récords, porque, según ESPN, se convirtió en el primer jugador en la NFL en ganar múltiples MVP de la liga y múltiples campeonatos en sus primeras seis temporadas.

Mahomes sufrió una lesión en su tobillo derecho en el partido de playoff contra los Jaguares de Jacksonville que parecía que lo sacaría por completo del playoff. Regresó y ganó aquel partido. Sufrió lo indecible ante los Bengals de Cincinnati en el duelo por el título de la Conferencia Americana; pero también prevaleció. En el Super Bowl no empezó bien y una tackleada al final del segundo cuarto, sobre el tobillo dañado, lo dejó cojeando. Pero regresó e hizo las jugadas claves, entre ellas un largo acarreo de 26 yardas. Un justo MVP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *