sábado, febrero 4Un espacio para todos los deportes

Las 5 finales más emocionantes de la Copa Mundial de fútbol

Es el partido más seguido en el mundo. La Tierra parece paralizarse por poco más de dos horas, porque miles de millones de personas sintonizan sus televisores o utilizan sus dispositivos móviles para seguir, en directo, lo que puedan hacer 22 jugadores que luchan por el mayor premio posible: alzar la Copa FIFA, hecha de oro sólido.

En más noventa años solo se han disputado 21 juegos por el título universal del deporte más practicado en el mundo. Aquí comparto las 5 finales más emocionantes de las Copas Mundiales de fútbol.

1934 – ITALIA VS. CHECOSLOVAQUIA

En la final de la segunda edición de la Copa Mundial, celebrada en Italia, la selección local sabía que estaba en juego mucho más que el título universal, porque Benito Mussolini ya les había enviado un claro mensaje de cuán importante era para él y su régimen fascista que los azzurris salieran victoriosos ante Checoslovaquia. Por tanto, los dirigidos por Vittorio Pozzo entraron muy presionados al partido decisivo, celebrado en Stadio Nazionale PNF, de Roma, ante más de 50 mil espectadores, con Mussolini en el palco principal.

El nerviosismo de seguro llegó al punto más alto cuando, en el minuto 76, Antonin Puc, abrió el marcador para los checos; pero, en el 81, Raimondo Orsi devolvió la tranquilidad al igualar la pizarra. Un poco más tarde, en el 95, Angelo Schiavio marcó el gol que dio el primer título en la historia a Italia.

1950 – URUGUAY VS. BRASIL

El 16 de julio de 1950, casi 200 mil personas llegaron al estadio Maracaná, de Río de Janeiro, con la esperanza de que la selección brasileña levantara, por primera ocasión, la Copa “Jules Rimet”. La “Canarinha” solo necesitaba igualar ante Uruguay, para convertirse en campeona; pero falló en el intento.

Los locales tomaron la delantera, al inicio del segundo tiempo, por intermedio de Friaca; sin embargo, apareció la garra charrúa y dio vuelta al marcador, con anotaciones de Juan Schiaffino y Alcides Ghiggia. El “Maracanazo”, como se conoció a ese sorpresivo resultado, continúa siendo recordado como uno de los momentos más brillantes del fútbol uruguayo.

1978 – ARGENTINA VS. HOLANDA

Argentina necesitó todo tipo de ayudas para llegar a la final de la Copa de 1978. Aunque eran locales, no pocos consideraron que la “Naranja mecánica”, incluso sin Johan Cruyff, era la favorita para obtener el título. Apoyados por una delirante afición en el estadio “Monumental”, de Buenos Aires, los argentinos marcaron primero, gracias al genio goleador de Mario Alberto “el Matador” Kempes; sin embargo, Dick Naninga acalló a los fanáticos con una anotación que envió el desafío a tiempo extra. En el alargue, una vez más Kempes fue el héroe, al lograr el gol de la victoria.

1986 – ARGENTINA VS. ALEMANIA FEDERAL

En el regreso del Mundial a México, en 1986, Argentina y Alemania Federal protagonizaron una de las mejores finales en la historia. Los sudamericanos tomaron ventaja de 2-0, con goles de José Luis Brown y Jorge Valdano; pero los germanos no se dieron por vencidos y, en un lapso de cinco minutos, empataron espectacularmente el partido.

La reacción de la selección albiceleste fue inmediata y, en el minuto 83, Jorge Burruchaga venció al portero Harald Schumacher y propició la segunda corona mundial de Argentina, en un evento recordado por las genialidades sobre el terreno de Diego Armando Maradona.

2010 – ESPAÑA VS. HOLANDA

En el único Mundial organizado por un país africano, la generación dorada del fútbol español encontró su mayor premio: la corona universal. Parecía que el duelo entre la “Furia roja” y Holanda también encontraría decisión en la tanda de penales, pues tras 115 minutos ninguno de los dos equipos había logrado un gol; pero un certero pase en el área fue aprovechado por Andrés Iniesta para lanzar un disparo inatrapable por el portero Maarten Stekelenburg. Esta anotación desató la fiesta española en Johannesburgo.

Lea el artículo completo en PanamericanWorld

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *