Giannis, el Grande y la decepción de CP3 en las Finales de la NBA

Antes de que comenzaran las Finales de la NBA, entre los Bucks de Milwaukee y los Suns de Phoenix, creo que la mayoría esperaba que, tras 16 años, Chris Paul, un armador de muchísimo talento y con gran influencia entre los jugadores, alcanzara su primer anillo de campeón. Lo merecía, decían muchos y con razón.

Después de los dos primeros partidos, la suerte de CP3 y los Suns parecía echada. Difícilmente los Bucks podrían sobreponerse de dos reveses consecutivos, en los que nunca tuvieron opciones reales de ganar. El camino hacia el Salón de la Fama de Paul, con un anillo en el dedo, estaba garantizado.

Entonces todo comenzó a cambiar. Algo similar experimentaron los Nets de Brooklyn, en la semifinal de la Conferencia Este. Claro, podríamos argumentar que los Nets sufrieron lesiones de dos de sus súper estrellas (Kyrie Irving y James Harden); pero lo cierto fue que Brooklyn se vio superado en cuatro de los siguientes cinco partidos, incluyendo el inolvidable séptimo, cuando Kevin Durant creyó que era él solo contra los Bucks.

Los Suns, a diferencia de los Nets, no tuvieron lesiones de consideración y sufrieron lo mismo. Perdieron cuatro partidos consecutivos, ante un equipo que exorcizó demonios. Bucks no solo llevaba 50 años sin ganar un anillo, sino que en las temporadas de 2019 y 2020 fue, con diferencia, el mejor equipo de la Conferencia, en la temporada regular; pero en los playoff poco pudieron hacer. Tenían el cartel de «fragilidad mental» en el momento decisivo. Esto, definitivamente, cambió ahora.

Bucks fue capaz de sobreponerse al 0-2 y 2-3 ante los Nets, sobrepasó a los Hawks cuando la serie se puso difícil y la rodilla de Giannis Antetokounmpo parecía destinada al quirófano y, en las Finales, barrió después de estar 0-2. Impresionante.

Todas las miradas están centradas en el MVP de las Finales de la NBA, Giannis, el Grande. El griego, a sus 26 años, demostró que es el mejor jugador de la liga. Sin discusión. El más completo. Lo que hizo en las Finales fue histórico.

Según ESPN Stats:

– Se une a Michael Jordan y Hakeem Olajuwon como los únicos en ganar los premios de MVP (temporada regular y Finales) y Jugador Defensivo del Año.

– 7mo en la historia que anota 50 puntos en juego de las Finales.

– Se unió a Shaquille O’Neal (2000) como los únicos jugadores en la historia con 3 juegos de 40+ puntos y 10+ rebotes en una misma edición de las Finales de la NBA.

La decepción de CP3 es enorme. Su amigo, LeBron James, fue a verlo a uno de los partidos. El base empezó muy bien las Finales, pero terminó, como todo su equipo, sin capacidad para marcar las canastas decisivas. Quizás tenga opción el año próximo, pero me parece que vio pasar su último tren.

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *