Super Bowl LV: el anillo más sencillo para Tom Brady

El mejor mariscal de campo de todos los tiempos en la NFL ha ganado siete anillos de Super Bowl. Hasta ahora, todos los partidos por el título habían sido muy complicados para Tom Brady. Hubo goles de campo en el último segundo, una remontada de 25 puntos, una intercepción que acabó con los Seahawks. Todos esperábamos que el Super Bowl LV fuera todavía más complicado para Brady y los Bucaneros de Tampa Bay, ante el gran favorito, los Jefes de Kansas City. No fue así.

Los Bucaneros ganaron su segundo Super Bowl de manera aplastante, 31-9. Creo que este partido puede considerarse entre los peores juegos por el campeonato de lo que llevamos de siglo XXI. Los Jefes lo hicieron todo mal. La ofensiva no despertó (¡ni siquiera un TD!), la defensa cometió penalidades absurdas que terminaron por hundir las aspiraciones de un equipo que buscaba ganar un título por segunda ocasión consecutiva. Un año atrás, Patrick Mahomes montó una remontada ante los 49ers. Ahora no tuvo chance. Apenas completó poco más del 50% de sus pases, lo capturaron en tres ocasiones y sufrió dos intercepciones. Peor, imposible.

Por supuesto que todo el mérito es para los Bucaneros. El equipo vino de menos a más en la temporada. Pocos contaban con ellos en la final de la Conferencia Nacional, pero fueron al gélido Lambeau Field y conquistaron a los Packers. De esta forma entraron en la historia como el primer equipo en jugar el Super Bowl en su propio estadio.

En el Raymond James Stadium, en su décimo Super Bowl, Tom Brady tuvo una brillante actuación. Lanzó 3 pases TD, dos de ellos a un viejo socio, de la escuela de los Patriotas, Rob Gronkowski; también conectó con Antonio Brown. El juego terrestre de Tampa Bay funcionó muy bien, al punto que Leonard Fournette corrió 89 yardas y Ronald Jones II para 61. Incluso, los Bucaneros pudieron haber añadido más puntos, pero con el partido 7-3, se la jugaron en 4ta y 1 y fallaron. Eso pudo haber sido un punto de inflexión para los Jefes. Pero no lo fue.

El Super Bowl LV consolida la leyenda de Tom Brady en la NFL. Su listado de récords es absolutamente impresionante. Triunfó con los Patriotas durante dos décadas. Ahora, con 43 años, en su primera temporada con los Bucaneros, aplicó la frase atribuida a Julio César: «Vine, vi, vencí».

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *