Cuba finalizó en penúltimo lugar de su grupo en Olimpiada online de ajedrez

La selección cubana de ajedrez concluyó en el noveno y penúltimo lugar del grupo D de la División Top en la primera edición de la Olimpiada online de ajedrez.

De los nueve matches celebrados, los cubanos solo ganaron dos, igualaron otro y perdieron los otros seis, por lo que totalizaron solo cinco puntos match y 20,5 unidades en total, de 54 posibles.

Los cubanos únicamente superaron a Brasil 5-1 y a Argentina 4,5-1,5; empataron con Paraguay 3-3 (este equipo ocupó la última posición) y sufrieron amplias derrotas, como el sorpresivo 0-6 frente a Perú. Estados Unidos ganó el grupo, aunque no con la facilidad que muchos esperábamos, ya que los norteños terminaron igualados con 15 puntos con Grecia (¡la gran sorpresa!); mientras, Polonia concluyó en el tercer lugar, con 13 puntos. Ahora, griegos y polacos lucharán, en los playoff, por incluirse en la fase final.

Actuaciones individuales de los ajedrecistas cubanos

Yasser Quesada 1,5 de 6
Isán Ortiz 2 de 5
Lisandra Ordaz 0,5 de 6
Yerisbel Miranda 2 de 5
Carlos Daniel Albornoz 2,5 de 7
Ineymig Hernández 0,5 de 4
Luis Ernesto Quesada 2 de 3
Omar Almeida 2,5 de 4
Yaniela Forgas 2 de 2
Oleiny Linares 3 de 5
Jerzy Jesús Pérez 0 de 2
Roxangel Obregón 2 de 5

El resultado, sin dudas, estuvo por debajo de lo esperado. Escribí antes de que comenzara el grupo que no veía al equipo con posibilidades de incluirse entre los tres clasificados; pero sí con opciones de finalizar entre la quinta y séptima posición.

Los suplentes lucieron mejor que los titulares y me llamó mucho la atención que la mejor jugadora del ranking nacional y actual campeona del país, Lisandra Ordaz, solo lograra medio punto en seis partidas. Albornoz enfrentó a rivales casi siempre inferiores y solo hizo 2,5 en siete cotejos. Yasser Quesada tuvo que chocar, PC por medio, contra los adversarios más complicados (Emilio Córdova, Wesley So y Jan-Krzysztof Duda), así que sus 1,5 puntos en seis partidas están justificados.

Ya sabemos que las diferencias entre el ajedrez online y el presencial pueden ser significativas, especialmente cuando existe desventaja tecnológica. En el caso de los cubanos hubo varios problemas con la conexión, ya que con el ancho de banda existente es casi «misión imposible» tener abierto de manera simultánea Skype, para que los árbitros revisen que los jugadores no están haciendo trampas, y Chess.com en el navegador.

No obstante, culpar del pésimo resultado a las deficiencias tecnológicas sería asumir una posición de «víctima» que poco ayuda. No es un secreto que el ajedrez cubano atraviesa por un momento complicadísimo, con sus tres mejores jugadores ahora bajo la bandera de la Federación de Estados Unidos; otro, Yusnel Bacallao, que se retiró del equipo olímpico como protesta por la sanción recibida por el GM Roberto G. Pantoja y la lista de problemas lamentablemente es mucho más extensa.

El talento está allí, pero no tiene todo el apoyo necesario. A diferencia de otros deportes que demandan grandes inversiones, para desarrollar al ajedrecista basta con un buen entrenador (en Cuba los hay), una conexión permanente y de calidad a Internet y una PC.

Dentro de un año, si se lograra controlar la pandemia de COVID-19, será la Olimpiada presencial. Veremos si las cosas cambian en los próximos doce meses.

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: