Match Carlsen vs. Caruana: calma intranquila después de tres partidas

Fabi Caruana es conocido por tener un estilo de juego diverso y ciertamente no le gusta repetir aperturas. Quizás por eso sorprendió a muchos que en la tercera partida del match por la corona mundial, el estadounidense eligiera nuevamente 3. Ab5 ante la defensa Siciliana planteada por el campeón, el noruego Magnus Carlsen. Dos días atrás, en el primer cotejo, Caruana salió mal parado de la variante Rossolimo y estuvo muy cerca de perder. Ahora quiso enviar un mensaje claro en esta batalla que también es psicológica: corrigió las imprecisiones del debut, de seguro con el apoyo de su equipo (cuyos nombres se mantienen, todavía, en secreto) de analistas y realizó 6. 0-0, en lugar de h3.

Carlsen también saltó el libreto de la primera partida, pero su 6…Dc7 no pareció la solución más adecuada, como él mismo reconoció en la conferencia de prensa posterior, en la que admitió que, apenas unas jugadas más tarde, tras 10…Ag4, se sintió en inferioridad. Esa sensación fue cambiando en la misma medida en que avanzaba el cotejo y ya a la altura del movimiento 18, el duelo estaba totalmente igualado, porque las negras tenían controlada cualquier presión sobre el peón en e5 y su estructura de peones por el flanco dama lucía más fuerte. “Solo hice un muy mal movimiento. Fue solo un bloqueo”, reconoció luego el estadounidense.

El retador propuso el cambio de las dos torres y Carlsen aceptó gustosamente esa opción. La dama negra penetró en la séptima fila y esto forzó a Caruana a consumir varios minutos, para encontrar una continuación de jugadas que no empeoraran su posición. Entonces, el estadounidense hizo 23.Db2, tal vez el camino más seguro a las tablas.

El duelo entró en un final complejo, de caballo y alfil (de igual color), más seis peones para cada bando. Ya a la altura de la jugada 33, Carlsen reconoció que se había dado por vencido y ya no jugaba por la victoria. Esto quedó demostrado tras 37…fxe4, ya que ese cambio borró cualquier alternativa que tuviera el conductor de las piezas negras. “Creo que Carlsen pudo torturarme un poco más”, explicó Caruana.

La parte conclusiva de la partida fue sencilla para los dos ajedrecistas con mayor coeficiente ELO del mundo. En la jugada 48 Caruana entregó el caballo a cambio de un peón, ya que con esto el rey blanco se adueñaba definitivamente de la casilla h1 y con esto impedía la coronación del peón negro por la columna h.

En las tres partidas del match, las negras han tenido mayores opciones del triunfo; sin embargo, ni Carlsen ni Caruana han logrado convertir en victorias las pequeñas ventajas obtenidas. ¿Duelo aburrido? Tal vez hayamos tenido, hasta ahora, menos “acción” de la esperada, pero no nos dejemos engañar por las tres tablas. En Londres, la calma ha sido muy intranquila.

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *