Cinco datos curiosos sobre el Súper Bowl LII en Minneapolis
Cinco datos curiosos sobre el Súper Bowl LII en Minneapolis avatar

Comparto cinco datos curiosos sobre el Súper Bowl LII. ¿Cuál es su favorito para este juego? Me parece que solo los fanáticos de las Águilas de Filadelfia creen que su equipo tiene opciones reales ante los Patriotas de Nueva Inglaterra; pero ya sabemos que el espectáculo deportivo más seguido en Estados Unidos está lleno de sorpresas.

Minneapolis acogerá su segundo Súper Bowl

La ciudad de Minneapolis solo ha albergado en una ocasión el Súper Bowl. Ocurrió el 26 de enero de 1992 cuando se enfrentaron los Búfalo Bills contra los Washington Redskins, con victoria para estos últimos por 37-24. Este juego se desarrolló en el ya desaparecido H. Humphrey Metrodome, un estadio demolido en 2014.

Esta vez, el duelo entre Patriotas y Águilas se jugará en el estadio U.S. Bank, inaugurado en 2013. Los Vikingos llegaron hasta la final de la Conferencia Nacional, donde eran favoritos ante las Águilas, pero perdieron por paliza. De esta forma se quedaron a solo una victoria de convertirse en el primer equipo en jugar una final en casa.

Las ciudades que han acogido más Súper Bowl son Nueva Orleans y Miami con 10 juegos cada una.

Patriotas buscan igualar en la cima con los Acereros de Pittsburgh

En los últimos 16 años, los Patriotas han ganado cinco Súper Bowl y en Minneapolis buscarán su sexto trofeo Vince Lombardi. Si lo lograran igualarían con los Acereros de Pittsburgh en la cima de los máximos triunfadores de todos los tiempos.

Los récords de Nueva Inglaterra

Patriotas es el equipo con más participaciones en Súper Bowl. El duelo contra las Águilas será su décima presencia en la disputa del campeonato. La primera final la perdieron en 1986 contra los Chicago Bears (46-10). En 1997 cedieron ante Green Bay Packers (35-21). En 2002, los Pats ganaron su primer trofeo Vince Lombardi contra los entonces Rams de San Luis (20-17). Dos años más tarde, los de Belichick ganaron 32-29 a Carolina Panthers. Al siguiente año superaron a las Águilas 24-21.

En 2008, los Pats culminaron con récord perfecto de 16-0, pero cayeron sorpresivamente en el Súper Bowl ante los New York Giants 17-14. Cuatro años más tarde, los Giants volvieron a vencer a los Pats 21-17. En 2015, los Pats ganaron el título, al superar a Seattle Seahawks (28-24) en el estadio de la Universidad de Phoenix, Arizona. El año pasado, contra los Atlanta Falcons, los Pats remontaron 25 puntos y alcanzaron su quinta corona.

Desproporción en el duelo entre mariscales de campo

Tom Brady ha ganado cinco Súper Bowl y es reconocido por muchos (entre los que me incluyo) como el mariscal de campo más completo de todos los tiempos. Del otro lado, las Águilas confiarán nuevamente en Nick Foles, el mariscal que tuvo que asumir las riendas del equipo tras la lesión de Carson Wentz.

Foles, de 29 años, logró una efectividad de pases del 77.8 % en los playoff contra Atlanta Falcons y Minnesota Vikings. Foles, en una de sus primeras declaraciones en la semana previa al Súper Bowl, fue sincero: “nunca había estado en un Super Bowl”, mencionó y ante una conferencia de prensa lloró al hablar de su familia. “Tener a mi hija y esposa en Minneapolis para el partido es la cosa más grande que me ha sucedido”.

¿Cómo será el show de medio tiempo de Justin Timberlake?

Justin Timberlake cantará por tercera ocasión en el medio tiempo del Súper Bowl. La primera vez que lo hizo fue como parte del grupo N’Sync en 2001. Ese mismo año participaron Aerosmith, Britney Spears, Nelly y Mary J. Blige.

El espectáculo de medio tiempo más recordado fue el de 2004: ese día Timberlake cantó junto con Janet Jackson Rock your Body y, en un gesto coreografiado, arrancó parte del vestuario de la cantante y dejó desnudo uno de sus pechos. La Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos recibió 540.000 llamadas de espectadores indignados.

¿Superará Timberlake las actuaciones más recientes de ColdPlay, Bruno Mars, Beyoncé y Lady Gaga?

(con información de El País)

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido