Cavs vs. Celtics, la NBA comienza con la rivalidad más fuerte del Este

La NBA, siempre tan atenta al tema del espectáculo, no pudo elegir un mejor partido para arrancar la temporada 2017-2018: los Cavaliers de Cleveland y los Celtics de Boston, sin dudas los dos mejores equipos de la Conferencia Este, abrirán las acciones de la campaña, en un encuentro rodeado de mucho morbo, porque marcará el regreso de Kyre Irving a Ohio para enfrentar a sus hasta hace muy poco compañeros de equipo. ¿Cómo será el recibimiento de los fanáticos a un jugador que fue clave en los logros de los Cavs, que marcó la canasta decisiva en el séptimo partido, ante los Warriors de Golden State dos años atrás y, luego, para sorpresa de todos, pidió ser transferido, porque al parecer no se sentía a gusto con el rol de escudero de LeBron James? Esperemos algunos aplausos y no pocos abucheos cuando Kyre marque sus primeros puntos con el uniforme verde y blanco de los Celtics.

Cleveland y Boston son los grandes favoritos para discutir el título del Este. En un contexto en el que se ha producido un enorme éxodo de estrellas del Este hacia el Oeste, desde Paul George hasta Jimmy Buttler, estos dos equipos no parecen tener rivales de consideración en su conferencia y lucen como los únicos capaces de vencer a los todopoderosos del Oeste.

La gerencia de ambos equipos estuvo muy activa después de que se abriera el mercado de agentes libres. En la temporada pasada, los Celtics fueron líderes de la conferencia, pero cayeron ante los Cavs y quedaron a las puertas de las finales de la NBA. Ante esto, los directivos decidieron que era hora de darle un “lavado de rostro” a una franquicia que se había armado con grandes talentos, adquiridos sobre todo en el draft. El “lavado” fue más allá de lo que muchos esperaban, ya que el gerente Danny Ainge solo dejó en la nómina a cuatro jugadores que estuvieron con los Celtics la temporada anterior: Jaylen Brown, Al Horford, Terry Rozier y Marcus Smart. Los otros son recién llegados, entre ellos dos súper estrellas, Gordon Hayward, el único “valiente” que hizo el viaje a la inversa, es decir, del Oeste al Este, tras su exitoso paso por los Jazz de Utah y….Irving, quien fue protagonista de uno de los culebrones del verano en la NBA.

Ainge decidió que valía la pena enviar a su mejor jugador, Isaiah Thomas, a cambio de tener a Irving como creador de jugadas en Boston. ¿Le saldrá bien el cambio? Por el momento sí, especialmente si tenemos en cuenta que los problemas de salud de Thomas le impedirán jugar la primera parte de la campaña con los Cavs. El técnico Brad Stevens, en su quinto año al frente de los Celtics, confía en que el novato Jayson Tatum madure rápidamente y que la sociedad entre Hayward e Irving funcione bien sobre la cancha. Para los Celtics, un resultado diferente a la presencia en una nueva final será considerado un fracaso.

Los Cavs vuelven a ser los principales favoritos del Este. Es cierto que los Celtics se reforzaron, pero en Cleveland optaron por mantener el núcleo duro que los llevó a tres finales consecutivas (menos Irving, claro está) y, además, lograron incluir, con contratos muy bajos, a dos experimentados jugadores: Dwayne Wade, quien ganó dos anillos junto a LeBron en su etapa en Miami, y al base Derrick Rose, MVP de la NBA en 2011.

Con la llegada de Crowder, el técnico Tyronn Lue, en su cuarto año en el banquillo, decidió introducir cambios importantes, por lo que Kevin Love asumirá la posición de pívot y esto llevará a Tristan Thompson a la banca. Una situación similar es la de J.R. Smith quien perdió el puesto ante lo que puede aportar D-Wade. La transformación de titular a sexto hombre no cayó nada bien a Smith, quien no tardó en mostrar su inconformidad, pero todos saben que tiene las de perder, especialmente si Wade se mantiene saludable.

El mejor jugador de baloncesto del mundo volverá a tener todos los ojos encima. James tiene casi 33 años y ha jugado 14 temporadas en la NBA, con números espectaculares: acumula un promedio de 27,1 puntos, 7,3 rebotes y 7 asistencias por partido. El Rey Lebron lo ha ganado todo en la liga, pero asegura sentirse motivado para una temporada más en los Cavs….luego será agente libre. La plantilla luce más completa que la del año anterior. Incluso sin Thomas sobre la cancha, los Cavs tienen muchas armas ofensivas, a tal punto que Thompson, Smith e incluso Iman Shumpert serían titulares en la gran mayoría de los equipos del Este.

¿Tendremos una final de conferencia Cavaliers vs. Celtics? Solo las lesiones en jugadores claves impedirían esto, porque ciertamente la diferencia con las otras franquicias del Este es abismal. No obstante, falta muchísimo para un posible playoff entre estas selecciones y lo que sí está muy cerca es el primer duelo de la temporada. Kyre en el Quicken Loans Arena vestido como un Celtic… ¿quién lo hubiera pensado?

Publicado en Newsgur

columnadeportiva

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido