Phelps, ¿el mejor atleta olímpico de la historia?


Pocos recuerdan a Michel Phelps en la Olimpiada de Sídney, en 2000. En ese momento tenía 15 años y poco pudo hacer en la urbe australiana. Todo esto cambiaría cuatro años después, en Atenas.

En 2004 Phelps, de 19 años, quedó cerca de igualar el récord de Mark Spitz, porque concluyó con seis medallas de oro y dos de bronce. Phelps mostró sus grandes cualidades en los eventos de mariposa, al conquistar los 100 y 200 metros de esa modalidad. Además, en las especialidades combinadas, en las que los atletas tienen que nadar cuatro estilos, el estadounidense suplía su deficiencia en la espalda con un aceptable pecho y brillantes demostraciones en el libre y mariposa. Esto le permitió obtener dos títulos individuales, en 200 y 400 metros combinados. Otro elemento favorable a  Phelps fue que los relevos estadounidenses siempre estuvieron entre los mejores del mundo, así que, en Atenas, Phelps añadió dos títulos más, en el 4×100 y 4×200 metros.

Lo mejor para Phelps ocurrió en Beijing, en 2008. Antes de que comenzara la Olimpiada, el norteño aseguró que estaba listo para romper el récord de siete títulos, logrado por Spitz, en Múnich, 1972. La expectativa era enorme y realmente Phelps cumplió con los pronósticos, porque obtuvo ocho títulos, cinco de ellos en competencias individuales y tres como parte del relevo de Estados Unidos.

Los ocho títulos recibieron una enorme cobertura mediática y convirtieron al norteño en una Leyenda de la natación. En los siguientes cuatro años los resultados de Phelps descendieron; además, quedó involucrado en un escándalo cuando apareció publicada una foto suya, en la que se le veía con una pipa para fumar marihuana. Todo esto influyó en que los pronósticos para la cita de Londres, en 2012, fueran menos optimistas.

En la capital británica, Phelps perdió por primera vez una final olímpica de los 200 metros mariposa; pero supo reponerse y conquistó, por tercera ocasión consecutiva, el título en los 200 metros combinados y los 100 metros, estilo mariposa. Una vez más se unió a los relevos y ganó otros dos títulos. En sus cuatro participaciones en citas estivales, Phelps alcanzó 22 medallas, divididas en 18 de oro, 2 de plata y 2 de bronce.

Con estas cifras, Phelps dejó muy atrás a la gimnasta soviética Larysa Latynina, quien finalizó con 18 preseas. Por tanto,  es el atleta más laureado en la centenaria historia de los Juegos Olímpicos.

Después de Londres, con solo 27 años, Phelps anunció su retiro del deporte; pero antes de ese momento ya existía una intensa polémica.  ¿Sus 22 medallas son suficientes para considerarlo el mejor atleta olímpico de todos los tiempos? Las posiciones sobre este tema son muy diversas; pero me parece que el elemento cuantitativo no puede ser el único que se tome en cuenta a la hora de establecer quién ha sido el deportista olímpico más completo.

 

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido