Bruzón presionó a una chica

Ni una tabla más. Quizás con esa idea afrontó el Gran maestro cubano Lázaro Bruzón la segunda parte del grupo B, en el torneo Tata Steel que se celebra en Wijk aan Zee, Holanda. Esa determinación del tunero por luchar hasta el final volvió a quedar demostrada en su duelo ante la lituana Viktorija Cmilyte, de 2503 puntos de ELO.

Bruzón condujo las blancas y su rival optó por la defensa Siciliana, variante Dragón. La europea buscó el contragolpe por el flanco dama, frente a la pasividad del cubano que no encontraba un plan que terminara por darle mayor ventaja. Entonces se llegó a un complejo final, en el que Bruzón tenía un peón de más; sin embargo, esa diferencia apenas se notaba, pues tenía dos peones doblados en la columna “b”.

Los dos entraron en apuros de tiempo y tuvieron que hacer las últimas diez jugadas en menos de 5 minutos, hasta llegar al control (movimiento 40). La posición lucía igualada; pero el cubano siguió presionando. La torre estaba activa y Cmilyte entró nuevamente en apuros con el tiempo. Esto la llevó a cometer un desliz, en la jugada 64…Td3. A partir de allí todo fue cuestión de técnica y el cubano alcanzó su segunda victoria consecutiva.

El éxito le permitió a Bruzón ascender hasta la cuarta posición del grupo, por detrás de Harikrischna (5 puntos), Motylev (4,5) y L’ Ami (3,5). Ya el cubano chocó contra los dos primeros, así que para aspirar al sitial de honor, que otorga una plaza al grupo principal en 2013, tendrá que esperar por fracasos de los punteros.

DÍA DE HORRORES EN LA ELITE
Los errores burdos, lógicamente, no abundan entre los 14 Grandes maestros que conforman el grupo Elite del Tata Steel; sin embargo, en la sexta ronda se produjo una pifia increíble. Su autor fue el israelí Boris Gelfand quien llevó su torre a c2 y ante la rápida respuesta del norteamericano Hikaru Nakamura, pues comprendió que perdería una pieza y decidió rendir su rey de inmediato.
La principal noticia del grupo fue el cuarto triunfo de Levon Aronian quien parece decidido a no entablar. El armenio, número dos del mundo por su ELO de 2805, no tuvo muchos problemas para doblegar a Vugar Gashimov; mientras Magnus Carlsen volvió a dividir el punto, esta vez frente a David Navara.

Otro que siguió asombrando en Wijk aan Zee fue el joven Anish Giri, porque venció al experimentado Gata Kamsky y con 3,5 puntos avanzó hasta una sorprendente quinta posición, igualado con el italiano Fabiano Caruana. La decepción tiene nombre: el ruso Sergey Karjakin volvió a perder (cuatro reveses) y está hundido en la antepenúltima plaza, con apenas 2 unidades.

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido