Aparecen los goles y cede el tedio en la Copa América

La Vinotinto logró un empate espectacular
La Vinotinto logró un empate espectacular

Después de dos semanas soporíferas, con pocos goles en la Copa América de fútbol y partidos de escasa emoción, la última fecha del grupo B me mantuvo tenso hasta casi los minutos conclusivos del duelo entre Brasil y Ecuador; pero antes de llegar allí les comento sobre el estado de efervescencia deportiva que todavía vive Venezuela luego de una remontada absolutamente espectacular.

No me fue difícil identificar quién iba delante en el marcador, mientras recorría algunas calles de Maracaibo. Cada café, punto de venta-de-cualquier-cosa-vendible, o tienda tenía colocado el partido en el que la llamada “Vinotinto” había marcado un esperanzador gol frente a Paraguay. La gente sonreía, alababa la actuación de la selección dirigida por un siempre polémico César Farías.

Pero de repente llegó un silencio casi absoluto. No exagero. Dos rebotes en el área condujeron al empate guaraní. Ahí arrancaron los gritos, “aderezados” por no sé cuántas cervezas muy light para los que estamos acostumbrados a algo más fuerte (dígase Bucanero sin adulterar). Hubo críticas contra el portero, contra los defensores. No creo que los fanáticos hayan dejado de creer; pero al menos ese gol los devolvió a la Tierra, porque muchos ya se veían en la final de la Copa América. Soñar no cuesta nada, dirían.

Las cosas se complicaron para los venezolanos en el segundo tiempo. Sus rivales comprendieron que con los balones por arriba los defensores eran incapaces de hacer algo productivo, así que llovieron pelotazos y en uno de ellos Lucas Barrios colocó el 2 a 1. El estado anímico decayó todavía más en el minuto 85, cuando Paraguay amplió la diferencia, 3 a 1. De líder de grupo provisional, Venezuela pasaba a ser uno de los mejores terceros lugares.

Entonces llegaron, probablemente, los cinco minutos más intensos en la historia del fútbol venezolano. Primero Miku acortó la desventaja, 2-3; aunque lo mejor estaba por venir. La Vinotinto cobró un tiro de esquina por la izquierda. En una decisión arriesgada el portero Vega se acercó a la zona ofensiva, alcanzó a dirigir con su cabeza la pelota hacia el corazón del área chica y allí la recogió Perozo quien fusiló al guardameta guaraní. 3-3. Increíble y mientras uno de los narradores de la televisión local casi perdía la voz gritando ¡Invictos! ¡Invictos! en un restaurante de comida árabe este cubano también celebraba con sus compañeros un empate con sabor a victoria. A Paraguay le han igualado dos desafíos en el último minuto, así que comprendo la desilusión con la que se retiraron del campo de juego.

Neymar y Pato...al fin aparecieron los goles brasileños
Neymar y Pato...al fin aparecieron los goles brasileños

La fiesta de goles no había terminado. Llegaba el turno de la versión más gris de una selección brasileña. Faltó poco para que ese equipo perdiera ante Paraguay y contra Venezuela les faltó puntería, porque oportunidades tuvieron. El director Manu Meneses sabía que su puesto peligraba. Una eliminación de Brasil en la primera ronda hubiera significado su renuncia- despido de inmediato.

Los brasileños dominaban el balón y tomaron ventaja, hasta que el portero Julio César “olvidó” cómo controlar un tiro raso y Caicedo sorprendió a todos con la igualada ecuatoriana. Así fueron al descanso. No creo que en ese momento ningún fanático al fútbol brasileño – y en el mundo son decenas de millones- estuviera complacido con lo mostrado por el equipo. Algo faltaba.

Ya en la segunda mitad, el segundo jugador más mediático de la Copa América y protagonista de la telenovela del verano, titulada, ¿Dónde jugaré en agosto?, el Mohicano Neymar aprovechó un buen pase de Ganso y puso delante a la “canarinha”. No por mucho tiempo, porque Julio César estaba en su noche…para favorecer a Ecuador y otro disparo de Caicedo llegó a las redes. 2-2. La alegría ecuatoriana fue efímera, porque casi en la siguiente acción Pato marcó el 3-2 y, para finalizar la noche, Neymar completó su doblete. Brasil sigue con vida y aunque no convence a nadie, terminó como líder de grupo y enfrentará en los cuartos de final…a Paraguay, el mismo equipo que estuvo a punto de derrotarlos unos días atrás. Con la actuación de hoy, Dani Alves podría olvidarse de la titularidad porque Maicon tuvo destellos de inspiración.
Doce goles en dos desafíos. Nada mal para un día, sobre todo si analizamos que en los otros dos grupos, en 12 partidos, apenas habían caído 20 tantos. Un promedio tan bajo que me arrancó no pocos bostezos y me hizo cambiar de canal, en la búsqueda de algo más interesante en múltiples ocasiones. Ojalá en los cuartos de final, con partidos muy prometedores como Brasil vs. Paraguay y Argentina vs. Uruguay sigan apareciendo goles…

Vea además:
Tabla final de posiciones Copa América 2011
Calendario de partidos cuartos de final Copa América

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido