Seis décadas de béisbol en las pantallas cubanas

Las imágenes nos llegan en el mismo momento en que un jugador conecta un batazo o un lanzador poncha a su rival. Algunos lo llaman “la magia de la televisión”; mientras otros prefieren centrarse en los elementos técnicos, cada vez más avanzados, que permiten explicar esa “magia”.

En Cuba ha crecido la cobertura televisiva en la última década y la mayoría de los eventos deportivos múltiples llegan en vivo a los
hogares; aunque tal vez muchos no conozcan que seis décadas atrás, la sorpresa fue general cuando por la pequeña pantalla apareció, por primera vez, un estadio de béisbol.

La televisión cubana inició oficialmente sus transmisiones el 24 de octubre de 1950. Ese día los pocos que contaban con el dispositivo recibieron en sus pantallas la señal proveniente del Palacio Presidencial. La imagen inicial fue la del presidente Carlos Prío Socarrás quien leyó un breve discurso con el que dejó inaugurado el Canal 4 que tenía sus receptores en las calles Mazón y San Miguel, donde hoy radica el Canal Habana.

Apenas una semana después de realizarse la primera transmisión, las cámaras del Canal 4 de Unión Radio Televisión llevaron las incidencias del partido entre los Elefantes de Cienfuegos y los Leones del Habana, correspondiente a la Liga profesional, en el Gran Stadium del Cerro. Los Leones ganaron el desafío por amplio margen de 13 carreras a 5; aunque más allá del resultado, lo importante fue la gran repercusión nacional que tuvo aquella noche.
De acuerdo con el periodista Elio Menéndez, los periódicos habaneros del día siguiente elogiaron la voz de Rafael “Felo” Ramírez que se ajustaba a lo que las personas veían en sus telerreceptores; aunque los medios de comunicación también reconocieron pequeños defectos, originados por la falta de destreza de los camarógrafos que se iniciaban en el espectáculo.

Uno de los magnates de los medios cubanos de aquella época, Goar Mestre, no quiso quedarse detrás y el 18 de diciembre de 1950 inauguró el segundo canal cubano, CMQ televisión. El béisbol fue uno de los platos fuertes de la programación del nuevo medio y hubo momentos en que los dos canales, el 4 y CMQ transmitían la pelota simultáneamente.

No solo fue el béisbol el único deporte que en Cuba recibió una especial atención por la televisión. Según narra el periodista Carlos Alberto González, en un artículo publicado en la revista Temas, el fútbol también tuvo un gran impacto en la teleaudiencia y el 27 de mayo de 1951 se hicieron las primeras pruebas para la transmisión del partido de fútbol entre Iberia y Marianao, por el campeonato profesional. A partir de esa fecha, el fútbol se convirtió en otra habitual propuesta televisiva.

Otro momento muy importante fue la primera transmisión deportiva desde el exterior. El hecho ocurrió en 1953, cuando la CMQ obtuvo las imágenes de los partidos de la Serie Mundial de las Grandes Ligas.

De acuerdo con González quien citó a uno de los periodistas cubanos de mayor credibilidad, Eddy Martin, para lograr la señal se requirió de un bien planeado aparato organizativo, por las limitadas posibilidades tecnológicas del momento. La Serie de los Yankees de Nueva York y los Dodgers de Brooklyn se grababa en la Florida. Al terminar la mitad del encuentro, un avión DC-3 de Cubana de Aviación traía los kinescopios hacia La Habana. El proceso de revelado se llevaba a cabo durante la travesía y a la llegada al país, un vehículo trasladaba las cintas hasta los estudios. Una vez allí, los narradores hacían la descripción en la medida en que el encuentro salía al aire. El DC-3 regresaba a la Florida, recogía la segunda parte del juego y se repetía la operación.

Aquel era un proceso extremadamente complejo; sin embargo, fue todo un éxito. Un año más tarde, en 1954, la televisión cubana daría otro gran paso de avance al lograr la transmisión, ahora en vivo, de un partido de las Mayores, entre los Gigantes de Nueva York y los Indios de Cleveland.

Al igual que en la experiencia anterior, el proceso fue otra vez muy complicado, recordó González en su artículo, porque se realizó a través de un sistema llamado Estratovisión, con equipos de transmisión y recepción instalados en un avión DC-3, que volaba a tres kilómetros de altura y a ochenta kilómetros de las costas cubanas. Este avión describía círculos de quince kilómetros de diámetro en forma de ocho.

La estación tele transmisora de Miami dirigía la señal de audio y video hacia el avión y este, mediante un pequeño receptor-trasmisor, la lanzaba hasta la torre de televisión de La Cumbre, en Matanzas. De ahí salía a La Habana y finalmente los cubanos podían recibir la señal del juego en sus hogares.

Muchas cosas han cambiado desde aquella noche de octubre de 1950. El uso de las nuevas tecnologías modificó al universo deportivo, pues las reglas de varias especialidades se reconfiguraron para hacerlas lucir, supuestamente, más atractivas a la televisión y los anunciantes publicitarios. Los avances han posibilitado la transmisión televisiva de partidos de las Grandes Ligas, el baloncesto y fútbol en tiempo real, a través de Internet, incluso en tercera dimensión. En este contexto, a pesar de las serias dificultades económicas, la televisión cubana hace su mayor esfuerzo para transmitir, cada noche, un partido de la Serie Nacional de béisbol o un evento deportivo relevante. Esa voluntad, aunque probablemente siempre esperemos más, la agradecemos.

Publicado en Cubasí

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido

2 comentarios sobre “Seis décadas de béisbol en las pantallas cubanas

  • el 28 octubre, 2010 a las 12:51 am
    Permalink

    Miguel..Eddy Martin aun esta vivo?

    • el 28 octubre, 2010 a las 5:38 am
      Permalink

      Saludos…No, lamentablemente el considerado Maestro de los periodistas deportivos cubanos y su figura más influyente en Cuba en el último medio siglo falleció unos días después de sufrir un accidente automovilístico (en el cual el no tuvo ninguna responsabilidad) en 2006. Esta fue una crónica que escribí sobre él: http://columnadeportiva.wordpress.com/2009/06/15/anoranza-por-eddy-martin/ Uno de sus múltiples proyectos de trabajo fue la creación de un programa radial, llamado “Leyendas”, en la emisora Habana Radio. Después de los tristes acontencimientos de 2006, he escrito y conducido dicho programa durante casi ya 4 años. Sale al aire todos los domingos, a las 7:30 pm y se puede escuchar online (en audio real) aquí: http://media.ohc.cu/habanaradio

Comentarios cerrados.