Cubanos en las Ligas de Color

Ninguno de estos jugadores debería ser olvidado
Ninguno de estos jugadores deberían ser olvidados

El 15 de abril de 2009 fue un día especial para las Grandes Ligas. En esa fecha todos los peloteros llevaron, por primera vez en la historia, el número 42 en sus camisetas, en honor a Jackie Robinson, el hombre que rompió la barrera racial en 1947. Sobre esto publiqué dos artículos: uno aquí, “Celebrando a Jackie Robinson desde La Habana” y “El legado de Jackie”, en mi columna semanal de opinión en el portal Cubasí.

Al poco tiempo recibí en mi buzón de correo una agradable sorpresa: desde Atlantic City, Nueva Jersey, me escribió Pedro Sierra Quintana quien es uno de los ocho peloteros cubanos vivos que formaron parte de diversos equipos de las Ligas de Color.

Creo que el correo de  Pedro  fue muy interesante porque reveló datos, para mí desconocidos, sobre esos hombres que se sobrepusieron a la discriminación racial y lograron brillar en una Liga ciertamente muy competitiva y por donde pasaron muchas estrellas, algunas de las cuales pudieron llegar finalmente a las Mayores; aunque otras permanecieron marginadas.

Este es el mensaje de Pedro Sierra y quiero socializarlo con ustedes:
“Me parece una gran idea compartir esa información no conocida por muchos fanáticos del béisbol. Como te informé en mi correo anterior, solamente somos 8 los participantes en la Liga de Color de Estados Unidos que estamos vivos. Hubiéramos sido 9, pero me enteré hace más de 2 semanas que Reynaldo Verdes Drake falleció. Yo lo vi en La Habana durante mi visita en las Navidades 2007-2008 en una reunión de peloteros veteranos en el Latino. Me imagino que tendría cerca de 88 primaveras. Él fue el jardinero central de los Indianapolis Clowns donde jugué mi primera temporada en 1954. Verdes Drake jugó con Cincinnati Clowns en 1945 y con Indianapolis Clowns 1946-54. Si tienes datos sobre su fecha de nacimiento, día del fallecimiento y dónde se encuentra enterrado, me la pasas para enviársela a los historiadores del Museo de los Peloteros de la Liga de Color que está en Kansas City. Actualmente Orestes Miñoso es el decano de los sobrevivientes y jugó con los New York Cubans entre 1947-48 como infielder. Vive en Chicago.

Jose “Pototo” Piloto jugó con Memphis Red Sox 1948-1950, lanzador, y vive en Maryland.  Pedro Naranjo estuvo con los Indianapolis Clowns 1950-51, también lanzador, y vive en La Habana; Roberto Barbon, conocido entre nosotros por “Negrete” jugó con los New York Cubans en 1950, como infielder, y reside en Japón. Además fue el primer cubano de color que jugó en Japón en 1955. Allí terminó su carrera de jugador. Ha sido coach, comentarista deportivo y  todavía trabaja con el equipo Onix; mientras Enrique Maroto jugó con Kansas City Monarchs, entre 1953-55 como lanzador y jardinero y vive en Miami; Roberto “Musulungo” Herrera jugó con Indianapolis Clowns en 1954 y Memphis Red Sox 1955, era receptor y vive en Miami; Florentino Fernandez jugó con Detroit Stars 1957, infielder, y vive en mi barrio de Lawton y el que le escribe [Pedro Sierra] jugó con Indianapolis Clowns 1954 y Detroit Stars 1955-58, como lanzador.

Sin dudas son datos muy valiosos los que me envió Pedro. Estos peloteros, desde los estadios, también contribuyeron a enriquecer la historia de nuestra principal pasión deportiva. Nunca deberían ser olvidados.

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido