domingo, agosto 14Un espacio para todos los deportes

Etiqueta: Alexander Alekhine

Alexander Alekhine, la sobrevida de un genio del ajedrez
Ajedrez, Grandes figuras

Alexander Alekhine, la sobrevida de un genio del ajedrez

En 1946 Alexander Alekhine era el campeón mundial; sin embargo, su figura había sido asociada con el fascismo alemán y este hombre, que realmente nunca despertó muchas simpatías, había caído en desgracia ante la comunidad del juego ciencia.  En la mañana del 25 de marzo de 1946, el cuerpo sin vida del monarca universal apareció en la habitación de un hotel, en Estoril, Portugal. Durante mucho tiempo se ha especulado sobre esta sorpresiva muerte; pero antes de llegar a esa noche fatídica, les propongo recordar algunos de los momentos más importantes, y realmente no fueron pocos, en la vida de Alekhine. Este gran jugador nació en Moscú, en 1892, y bajo la bandera rusa Alekhine obtuvo sus primeros éxitos en el ajedrez. Los renovadores procesos políticos y sociales en los que vivía Rusia, l...
Excéntricos
Conflictos

Excéntricos

Los deportistas excéntricos no son un fenómeno del siglo XXI; aunque es indudable que el incremento de la cobertura mediática ha propiciado una exaltación desmedida a la vida de las estrellas y esto trajo consigo el incremento del número de atletas que intentan atraer la atención más por sus actuaciones fuera de los terrenos que por sus resultados competitivos. Algunos no dudan en criticarlos porque consideran que dañan la imagen del deporte; otros les perdonan sus “caprichos” y prefieren centrarse en las genialidades que muchos, no todos, pueden lograr sobre una cancha, en una piscina o un tablero. (más…)
El muro dorado de Capablanca
Ajedrez

El muro dorado de Capablanca

El ambiente en el antiguo Club Argentino de ajedrez era muy tenso. El retador no podía permanecer tranquilo en su asiento y todos esperaban por la llegada del hasta entonces titular; pero este, quizás para prolongar un poco el suspenso, no daba señales de vida. Un día antes, la trigésimo cuarta partida del match por la corona universal de ajedrez había quedado sellada en una posición muy favorable para el pretendiente. Pocos concedían alguna oportunidad de entablar al monarca. Las puertas se abrieron una vez más y por ellas entró el árbitro principal, Carlos Querencio, quien le entregó al nervioso jugador una pequeña hoja de papel: "Estimado Dr. Alekhine: abandono la partida. Es usted, pues, el campeón del mundo y lo felicito por su éxito. Mis cumplidos a madame Alekhine. Cordialmente ...