Cómo debe ser la formación en deportes de raqueta

Los deportes de raqueta cada vez se profesionalizan más. El talento natural de un jugador siempre será importante, pero para lograr sobresalir en estas modalidades a día de hoy es imprescindible recibir formación especializada. En el mundo existen diferentes metodologías de entrenamiento y cada centro formador intenta aplicar su propio diseño; pero entre todas las opciones disponibles llaman la atención las clases de tenis en Nacho Ros , por la manera en que en esa escuela se concibe la formación, tanto en las categorías base como en el nivel adulto.

Los entrenadores en Nacho Ros son de primer nivel y cuentan con amplia experiencia. Esto, lógicamente, es uno de los elementos que más toma en cuenta cualquier persona para seleccionar dónde llevar a su hijo a jugar o entrenar él mismo al tenis; pero no siempre es suficiente. En esta escuela se hace un énfasis especial en la formación de valores como el compañerismo, la superación personal y la responsabilidad, ya que no puede desvincularse la parte física y táctica con el respeto y comprensión hacia compañeros y rivales.

La formación en deportes de raqueta tiene un importante componente físico. Para dominar el tenis y el pádel es esencial desarrollar el cuerpo con ejercicios que ayuden no solo a mejorar el rendimiento deportivo, sino también a prevenir posibles lesiones. En las clases en Nacho Ros los participantes reciben una explicación pormenorizada del plan de entrenamiento a seguir ese día. Después comienzan con ejercicios de calentamiento, primero sin raqueta y, luego, con ella.

Un segundo momento de la clase está dedicado a los golpes. Para los tenistas y jugadores de pádel es muy importante dominar la raqueta. Entonces, los entrenadores se centran en que controlen la empuñadura y realicen los movimientos correctos en la cancha. Luego insisten en que los alumnos pasen la mayor cantidad de pelotas sobre la red. Para ello enseñan golpes nuevos y perfeccionan los que ya conocen los alumnos. Practican la derecha y revés; luego incorporan el servicio y la volea. Esto se aplica tanto para niños como en los adultos. Además, en todo momento los profesores corrigen las diferentes fases del golpeo, desde el inicio hasta el impacto y la finalización.

A los niños se les enseña primero los golpes de revés con dos manos, ya que a edades tempranas no tienen fuerza suficiente para mover la raqueta con solo una mano. Después, en dependencia de cómo golpeen, si muestran que logran un buen revés a dos manos siguen ejecutándolo así.

Una vez cumplidos estos pasos llega el momento de practicar. Esta es una de las fases que más disfrutan los menores. No obstante, no se trata solo de tirar golpes desde la línea de fondo o subir a la red. Los entrenadores tratan de que los alumnos vayan formando un pensamiento táctico para que, luego, en el momento de un partido real, sean capaces de adoptar las decisiones correctas que les permitan ganar el punto.

Por todo lo que hemos analizado hasta aquí resulta esencial seleccionar un buen entrenador que ayude en la formación de los más pequeños y también de los adultos que buscan perfeccionar su nivel en el tenis y el pádel. Sin esa ayuda especializada será muy difícil progresar en deportes tan competitivos.

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *