Magnus Carlsen sobrevivió al Armagedón contra Hikaru Nakamura

Magnus Carlsen e Hikaru Nakamura acaban de protagonizar uno de los matches más intensos y seguidos del siglo XXI. En la final del Tour que lleva el nombre del campeón mundial hubo de todo un poco y el ganador solo se conoció en la última partida (Armagedón) del séptimo y último «mini-match». Ganó Carlsen, pero Nakamura fue el mejor rival posible.

Durante tres meses, el Magnus Carlsen Tour ha acaparado la atención del universo ajedrecístico. Se jugaron 4 torneos: Magnus Carlsen Invitational, Lindores Abbey Rapid Challenge, Chessable Masters y Legends of Chess. El noruego ganó tres de ellos y solo se le escapó la segunda parada, al ceder ante Nakamura en la semifinal quien luego perdió contra el ruso Daniil Dubov.

Para la Gran Final clasificaron Carlsen, Nakamura, Dubov y el chino Ding Liren. El estadounidense barrió a Dubov por 3-0; mientras, Carlsen tuvo que esforzarse para superar a Liren, ya que perdió el primer «mini-match», pero triunfó en los tres siguientes.

El match final fue absolutamente espectacular. Nakamura tuvo ventaja de 1-0, 2-1 y 3-2; pero Carlsen siempre logró empatar, hasta forzar el séptimo y decisivo «mini-match». La fecha conclusiva fue un rompecorazones. Carlsen comenzó delante, al triunfar, con negras, en el primer cotejo. Nakamura empató el marcador en el tercer duelo y esto provocó que el match se extendiera a las partidas blitz.

Nakamura puso nuevamente contra las cuerdas a Carlsen, al derrotarlo en la primera partida blitz. El campeón, quien el día anterior apenas podía sentarse, tras una lesión que sufrió mientras (intentaba) nadar, mostró toda su sangre fría para encontrar las jugadas precisas en el final de torres.

Con el marcador empatado a tres puntos fue necesario acudir, por segunda vez en la final (Nakamura ganó el quinto mini-match), a la partida Armagedón. Carlsen eligió las negras, así que con tablas garantizaba la victoria definitiva. Esta partida, como tantas otras del duelo, fue espectacular. Con un minuto en el reloj, Carlsen soprendió a todos con 39…Txd3!, con lo que entregó la dama por una torre y un caballo. Nakamura lo intentó de todas las formas posibles, pero el noruego cambió más peones y se atrincheró con su torre y alfil. Desconsolado, al comprender que no podía ganar la posición, Nakamura concedió el empate y, con él, el match y el título del Tour de Magnus Carlsen.

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: