Super Bowl LIV: Jefes vs. 49ers, el mejor final para la temporada 100 de la NFL

Las dinastías causan admiración, en todos los deportes, pero también aburren. Así sucede en la NFL, por lo que cuando sorpresivamente los Titanes de Tennessee dejaron en el camino a los Patriotas de Nueva Inglaterra no pocos respiraron aliviados al saber que el Super Bowl LIV, en Miami, tendría a un nuevo invitado. Dos semanas después, los Jefes de Kansas City acabaron con el milagro de los Titanes; mientras, los 49ers de San Francisco apabullaron a los Packers de Green Bay y ambos ganadores obtuvieron el boleto para el partido más esperado del año.

La temporada del centenario de la NFL tendrá, quizás, el mejor final posible. Una potente ofensiva (los números dirán que los Ravens lograron más, pero los de Baltimore ya están de vacaciones), contra una férrea defensa que frenó en seco al ataque de Vikingos y Packers en semanas consecutivas. ¿Quién ganará este duelo de equipos tan dispares y, al mismo tiempo, tan similares?

La historia siempre es apasionante, aunque poco importará esto en el Hard Rock Stadium de Miami. Los 49ers tenían récord perfecto en Super Bowl: cinco participaciones, cinco títulos, hasta aquella noche del apagón en Nueva Orleans, cuando el brazo de Joe Flacco todavía servía para algo y Ray Lewis inspiraba respeto y los Ravens acabaron con el invicto de San Francisco, que era liderado…sí, por Colin Kaepernick.

Mientras, los Jefes no llegaban al Super Bowl…desde 1970. El año pasado estuvieron muy cerca, pero Tom Brady se las arregló para acallar al Arrowhead Stadium en tiempo extra. Esta vez, Patrick Mahomes fue capaz de guiar a su equipo a dos remontadas. Una espectacular, tras el 0-24 inicial frente a los Texans y, luego, una más sencilla, contra los Titanes.

El coach de los Jefes, Andy Reid, ya estuvo en un Super Bowl, quince años atrás, cuando era el que daba las órdenes en las Águilas de Filadelfia de Donovan McNabb. Aquella vez cedieron cerradamente ante los Patriotas y, luego, Reid perdió cuatro veces el Juego de Campeonato. Ahora merece una reverencia, por el plan defensivo que organizó para detener al corredor más impresionante de la NFL (parar a un hombre de 107 kilos y 1,93 metros de estatura, de apellido Henry y apodo el “tractorcito” no es nada fácil).

Del otro lado, el coach Kyle Shanahan tampoco tiene buenos recuerdos de los Patriotas en un Super Bowl. Cuando estaba con los Falcons de Atlanta, su equipo llegó a tener ventaja de 28-3 y….ya sabemos cómo terminó aquello. Ahora, en su segundo año al frente de los 49ers, logra llegar al “juego prometido”. Después de perderse la temporada anterior por una seria lesión, el mariscal de campo Jimmy Garoppolo, sin tener números para dejarnos boquiabiertos, sí ha sabido conducir a una ofensiva capaz de anotar puntos…y dejar que la defensa haga al resto. Reid y su equipo de coaches creó un plan para detener a Henry y funcionó. Veremos si puede hacer lo mismo contra el corredor Raheem Mostert, el héroe del Juego de Campeonato de la NFC.

¿Favorito para el Super Bowl LIV? Dicen que las defensas ganan campeonatos, pero…los Jefes mandarán en el terreno.

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *