¿Cuál es el origen de las despedidas de soltero?

Las despedidas de soltero se conciben como fiestas especiales que realizan los amigos de los novios días antes de casarse, como una forma de vivir la última salida, sin las restricciones que acompañan al matrimonio.

Aunque son popularmente conocidas por el derroche de actividades “prohibidas”, han evolucionado hasta existir hoy, distintas actividades posibles de realizar, sin necesidad de tener desnudos ni tragos de por medio.

Caso similar ocurre con los asistentes a la fiesta, era común que antes, el novio se reuniera con sus amigos y la novia con sus amigas, pero también esto ha cambiado, permitiendo hoy celebraciones mixtas.

Las despedidas de soltero en Santander son de las más cotizadas en toda la geografía española y esto se debe a que es una zona que da la oportunidad de disfrutar de las más variadas actividades, sean al aire libre o bajo techo, eso sí, siempre buscando la mejor asesoría para asegurar que todo marche tal y como debería.

Dentro de lo que es posible realizar, destacan:

  • Competencias en equipo: porque no hay nada que levante más el ánimo que una buena competencia. Para ello, es posible aprovechar los centros de paintball, karts o las llamativas y emocionantes salas de escape.
  • Gastronomía: orientado a quienes les gusta disfrutar de actividades pausadas y con contenidos que sean útiles para su vida futura. Es posible hacer, por ejemplo, una cata de cervezas, de vino o participar de una masterclass de cocina.
  • Aventura: para despertar los sentidos y ponerlos a trabajar a cien, con aventuras de rafting, puenting o barrancos.

Y aunque éstas son algunas de las opciones fuera de lo común, eso no quita que también haya la posibilidad de anotarse un tanto, con un espectáculo más subidito de tono, a cargo de una Drag Queen o con una stripper. Incluso, anotándose una fiesta en plan irónica de bromas, con un invitado infiltrado que le de un toque de humor a la velada.

La evolución social de las despedidas de soltero

Lo primero a mencionar, como es lógico al pensar en las posiciones que ocupaban los hombres y las mujeres en la antigüedad, es que estos ritos fiesteros estaban destinados, exclusivamente, a los hombres.

Las mujeres pasaban era por una jornada de preparación para agradar a su marido a nivel corporal. Ellas eran sometidas a un proceso de limpieza y baños con toda clase de productos naturales olorosos que les permitieran estar más delicadas y bonitas.

Los primeros indicios de fiestas de despedidas de soltero como tal datan del siglo X a.C. Sin embargo, la idea en estos casos era divertirse a cuenta del novio, realizando para eso, la contratación de una mujer de la vida alegre y verificando que pudiera resistir la tentación, y demostrar el respeto y consideración a su futura esposa.

A falta de empresas que prestaran estos servicios, las ideas y organización de todo el evento era tarea unilateral de quienes asumían la responsabilidad, de hecho, lo más común era asistir a centros de fiesta nocturna, como las actuales discotecas, y pasar una noche de copas.

A estas alturas, y como hemos podido comprobar en la explicación anterior, existen muchísimas otras formas de apostar por vivir una despedida de soltero con otros métodos, más sofisticados, y que igual guardan un positivo recuerdo en la mente de los asistentes. Además, ayuda mucho a la estabilidad emocional de la pareja que contraerá matrimonio.

Incluso, ya existen los viajes de despedidas, donde no sólo es la actividad en sí, sino la oportunidad de salir hacia otra ciudad y disfrutar de un fin de semana completo, lleno de las mejores experiencias con amigos.

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *