Del jonrón de Carter a la canasta imposible de Leonard: cinco hitos del deporte en Canadá

La primera aparición de los Raptors de Toronto en las Finales de la NBA ha despertado un entusiasmo enorme en una de las ciudades más multiculturales del planeta. Los espectaculares triunfos del equipo en los playoff ante los Sixers de Filadelfia y los Bucks de Milwaukee se han vivido con una extraordinaria intensidad, tanto dentro del Scotiabank Arena, como en las afueras.

Los fanáticos reunidos en el “Jurassic Park” han disfrutado de grandes jugadas, en especial el inolvidable “Tiro” de Kawhi Leonard. ¿Qué otros hechos podrían incluirse entre los más trascendentales del deporte en Canadá?

“El Tiro” de Kawhi Leonard en los playoff 2019 de la NBA

Con cuatro segundos en el reloj, del séptimo juego de la semifinal de la Conferencia Este, Kawhi Leonard tomó el balón, corrió hacia la zona derecha del terreno, esquivó a rivales de los Sixers de Filadelfia y lanzó. El balón chocó contra el aro, una, dos, tres y, a la cuarta vez, decidió entrar. Esta espectacular canasta dio a vuelta al mundo y concedió un puesto a Leonard dentro de la historia de la NBA y del deporte canadiense.

El baloncesto es un deporte muy seguido en Canadá. Ese país cuenta con la mayor cantidad de jugadores en la NBA en la actualidad, solo superado lógicamente por Estados Unidos. En la temporada 1995 -1996 dos franquicias canadienses se incorporaron a la NBA, los Grizzlies de Vancouver y los Raptors de Toronto.

24 años después, los Raptors lograron incluirse en su primera final, dirigidos por un coach debutante, Nick Nurse, y liderados por un jugador que llegó a la ciudad rodeado de no pocas dudas, por sus lesiones previas y con muchas críticas a su alrededor, tras ser traspasado por un ídolo local, DeMar DeRozan. Ahora, Leonard es el “Rey del Norte” y aunque quizás solo pase una temporada en Toronto, su “Tiro” será inolvidable para los fanáticos del equipo.

El jonrón de Joe Carter en la Serie Mundial de 1993

Los Azulejos de Toronto ganaron dos Series Mundiales de manera consecutiva, bajo la dirección de Cito Gaston. En 1992, el equipo venció a los Bravos de Atlanta y, un año más tarde, en el Clásico de Otoño el rival fue Filis de Filadelfia.

Los Azulejos llegaron al sexto partido con ventaja de 3 a 2 en la serie y los fanáticos abarrotaron el SkyDome, en la noche del 23 de octubre, con la esperanza de celebrar un nuevo título. Los Filis no se dieron por vencidos y confiaron en que su cerrador, Mitch Williams, pudiera preservar la diferencia de 6 carreras a 5, en el cierre del noveno inning.

Joe Carter Toronto

El zurdo concedió una base por bolas a Ricky Henderson y luego permitió un jit a Paul Molitor. Con dos hombres en circulación y un out en la pizarra, el veterano Joe Carter tenía la responsabilidad de empatar el desafío; pero él hizo mucho más que eso. En cuenta de dos strikes, Carter vio muy bien una recta pegada de Williams y conectó una larga línea que atravesó la cerca del jardín izquierdo y convirtió en un manicomio al SkyDome. Esta fue la segunda ocasión en la centenaria historia de las Mayores que un Clásico de Otoño terminó con un jonrón.

Cinco medallas olímpicas para Cindy Klassen, en 2006

En los Juegos Olímpicos de Invierno de 2006, celebrados en Turín, Italia, la patinadora Cindy Klassen entró en la historia del deporte canadiense, al convertirse en la primera atleta de ese país que ganó cinco medallas en una misma cita. Ella subió a lo más alto del podio en los 1500 metros, terminó segunda en los 1000 metros y en la persecución por equipos y logró el bronce en los 3000 y 5000 metros. Antes, en los Juegos de 2002, había obtenido otro bronce, por lo que con seis preseas igualó la marca de Clara Hughes como las canadienses más premiadas en Juegos Olímpicos.

Cindy Klassen

Gol de Sidney Crosby en la final olímpica del hockey sobre hielo, en 2010

El hockey sobre hielo es pasión en Canadá. Su mayor ícono ha sido Mario Lemieux, campeón en dos ocasiones de la Copa Stanley, de la NHL, con los Pingüinos de Pittsburgh, titular olímpico en Salt Lake City 2002 y autor de goles inolvidables, entre ellos el marcado en el tercer juego de la Copa Canadá, en 1987, contra la Unión Soviética. Otra anotación con mucha historia fue la que logró Paul Henderson, en 1972, que dio el triunfo al equipo canadiense sobre los soviéticos. El podio de los goles canadienses más icónicos lo completa un formidable jugador: Sidney Crosby.

El 28 de febrero de 2010, día final de los Juegos Olímpicos de Invierno, en Vancouver, Canadá y Estados Unidos se enfrentaron en la disputa del título. El duelo se fue a tiempo extra, con empate a dos en el marcador. En esa situación, Crosby recibió un pase y disparó de inmediato a la portería defendida por Ryan Miller. El portero no pudo detener el puck y esto confirmó a Canadá en la cima mundial de este deporte.

Lea TODO el artículo en PanamericanWorld

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *