Súper Bowl LIII: Brady, el mariscal que “menos” gana y más vende

Tom Brady es el mejor mariscal de campo en la NFL; sin embargo, ocupa el sexto lugar entre los jugadores de su posición que más ingresos reciben cada año. ¿Extraño? Indudablemente.

La lista la lidera Aaron Rodgers, quien firmó una extensión de contrato por cuatros con los Packers de Green Bay, por 134 millones de dólares. Esta temporada no hubo juego de playoff en Lambeau Field y la gerencia despidió al coach McCarthy. ¿Habrá otro viaje para Rodgers al Súper Bowl en un futuro no lejano?

En Minnesota abrieron la billetera en grande para firmar a Kirk Cousins y, por lo visto el primer año, ya están lamentando esa decisión. A Cousins le ofrecieron 84 millones, totalmente garantizados. Locura total para un mariscal de campo que ni siquiera pudo llevar a su equipo a la postemporada.

Después de cuatro años de ostracismo, los 49ers confiaban en que Jimmy Garappolo cambiara el rostro de la franquicia. El “rostro” costó 137,5 millones de dólares y apenas duró cinco partidos, ya que una lesión terminó con su campaña. ¿Será diferente la historia la próxima temporada?

Brady tiene 41 años y no pocos pensamos, en la mitad de esta temporada, que el mariscal estaba listo para pasar al retiro; pero, de alguna manera, recompuso su juego y cuando entró en “modo playoff”, bueno, fue “Brady siendo Brady”: destruyó a los Chargers en la primera mitad y condujo tres series ofensivas consecutivas dignas de estudio ante los Jefes de Kansas City, en el partido de Campeonato de la Conferencia Americana. Esto le dio su noveno viaje al Súper Bowl.

El salario promedio de Brady, según AS, es de 20,5 millones, ya que en 2016 firmó por 41 millones, por dos años. Los Patriotas modifican su contrato temporada tras temporada para que la mayor parte de sus ingresos se den por la vía de los bonos y esto no afecte al tope salarial de la franquicia. En la actual campaña, Brady recibió siete millones por firmar con Nueva Inglaterra, un millón por ser titular en los 16 partidos, cinco millones por reestructurar el acuerdo y otros cinco kilos por finalizar entre los cinco mejores en yardas lanzadas, índice de pasador, porcentaje de completados, pases de touchdown y yardas por intento.

Brady es una “máquina de hacer dinero” para la NFL, ya que, de acuerdo con un informe de la Asociación de Jugadores, las mercancías relacionadas con el número 12 de los Patriotas fueron las más vendidas en 2018, por delante de Dak Prescott, de los Cowboys.

En la semana previa al Súper Bowl LIII, contra los Carneros, Brady aseguró que no pensaba en el retiro. Ni siquiera una derrota contra Los Ángeles cambiaría su idea de regresar al menos un año más. Alguna vez dijo que quería jugar hasta los 45 años; pero una cosa es lo que él quiera y otra muy diferente lo que su cuerpo le permita.

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *